GALERIA FOTOGRÁFICA DEL PROYECTO

1. Introducción

SOSTENIBILIDAD HUMANA, ECOLÓGICA Y SOCIAL nace del compromiso con las personas, haciendo énfasis en las que viven una situación de exclusión social; con el medio ambiente y con la sociedad. La sociedad actual está basada en los valores de la competitividad y promueve la ruptura de los lazos comunitarios, el atomismo social y la soledad. Como bien dice Sennett (2006) debemos recuperar el pronombre nos-otros. Desde una terapia eco-social (Simó Algado 2011, 2012) queremos ayudar a crear una comunidad saludable, inclusiva y sostenible, entendida como aquel grupo humano que se reconoce interdependiente y en el que toda persona se siente y participa como ciudadano de pleno derecho, a pesar de cualquier problemática ocupacional, que se desarrolla en armonía con el medio natural asegurando las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras para satisfacer las propias. Una sociedad más justa y que tenga cuidado de la ecología y del derecho de las nuevas generaciones a un mundo sostenible.

DSCF0109

2. Objetivos
Los principales objetivos de SHES son: Ante la exclusión laboral perpetua de grandes sectores de la población (Bauman, 2005) se pretende desarrollar proyectos de integración socio-laboral con personas en situación de exclusión social por motivos de enfermedad, adicciones, género, etnia, inmigración y / o pobreza, que tengan un impacto directo en el medio ambiente. Conseguir la inclusión social a través de la creación de puestos de trabajo normalizados como garantía de un proyecto de vida autónomo y digno. La pobreza implica la incapacidad de controlar nuestras vidas (Sen, 2000). El no tener un trabajo pone a la persona en el rol de asistido (Paugan, 2007) y le impide de contribuir en el tejido social y económico de su comunidad. Promocionar la cohesión social y avanzar hacia una sociedad más inclusiva y sostenible basada en los Derechos Humanos (Guajardo, 2012) a través de proyectos que incrementen la participación y una ciudadanía activa. Una ciudadanía activa es clave en la lucha contra la pobreza (Green, 2008). Ante el atomismo social y el proceso de individualización (Beck, 2003) favorecido por el neocapitalismo debemos recuperar la cultura del bien común (Bourdieu, 1999). Desarrollar intervenciones transdisciplinarias, integrando el binomio praxis/investigación, y desarrollar una red de sinergías (partnership) a nivel nacional e internacional. Es vital valorar el impacto de las intervenciones. Como decía Mounier (2002) debemos combinar los ciclos de acción-reflexión que el comparaba con los ciclos de sístole y diástole del corazón humano. Promover la interculturalidad y el respecto a la diversidad. El proyecto supone un encuentro de culturas. Es fundamental el poner en valor el concepto de diferencia y educar en la tolerancia. La crisis exacerba el combate entre mixofilia y mixofobia (Bauman, 2006), siendo los extranjeros blancos de las actitudes xenófobas e intolerantes. La educación de la sociedad sobre el potencial de las persones excluidas, disminuyendo los estigmas y prejuicios tan prevalecientes y que muchas veces son más discapacitantes que la propia enfermedad. Debemos de dejar de culpabilizar a las víctimas generando igualdad de oportunidades a nivel educativo y laboral, para que se cumpla el criterio de justicia. Ante la proliferación de la precariedad laboral (Beck, 2000) y conscientes de que el trabajo es un determinante de la salud (CSDH, 2008) pretendemos el desarrollo de ocupaciones que sean significativas y que tengan un impacto en la salud de las personas y su bienestar mental (WHO1946, WHO 2001), su inclusión social y el bienestar ecológico de las comunidades desde una ecología ocupacional.

DSCF0146

3. Intervenciones
El proyecto SHES desarrolla una visión holística de la ecología, entendida como la relación del todo con el todo (Boff, 2000). Por ello al mismo tiempo que aborda la problemática medioambiental se enfrenta a la pobreza. Lo hace articulando el principio de responsabilidad (Jonas, 1995) frente al medio natural, en un intento de preservar la ecosfera para las próximas generaciones tengan un lugar para vivir. La primera intervención de SHES se produjo en el marco del proyecto europeo RICOVER (2011-2012), cuya finalidad ha sido la recuperación del bosque de ribera mediterráneo. En el proyecto se ha trabajado con al Centro de Estudios de Ríos Mediterráneos y en Consejo Forestal de Cataluña. El proyecto ha supuesto la rehabilitación de cinco espacios naturales de un alto valor ecológico situados en la comarca de Osona (Barcelona). Las laborales han consistido en: -Eliminación de las especies invasoras
-Reforestación con planta autóctona
-Creación de vallas para separar las zonas ganaderas de las zonas protegidas
-Protección de zona de cría de aves

El siguiente proyecto se ha ejecutado para la Diputación de Gerona, se ha desarrollado en el Parc Natural del Montseny. Se ha desarrollado desde 2012 a 2013. Esto ha requerido la presentación de SHES a las convocatorias de contratos de la administración pública. Las labores han consistido en:
-Reforestación con planta autóctona
-Recuperación de fuentes naturales
-Limpieza del bosque

El perfil de los participantes en el proyecto SHES es de personas en situación de exclusión social, pero es importante destacar que son personas capaces de desarrollar una labor profesional de primer nivel, ya que el funcionamiento es por contratos que, aunque provengan en muchos casos de la administración pública, implican la consecución de unos objetivos en unos plazos determinados. Un aspecto fundamental es la formación del equipo, ya que las labores forestales son especializadas e implican el manejo de maquinaria diversa como desbrozadoras y motosierras, que implican pericia y cumplir unas normativas de seguridad. La brigada de trabajo sigue las indicaciones de ingenieros forestales y biólogos, siguiendo unos exigentes criterios ecológicos.

DSCF0138