GALERIAS FOTOGRÁFICAS DEL PROYECTO:

JARDÍN DE LAS ARTES

JARDÍN DEL CLAUSTRO

JARDÍN DE LAS IDENTIDADES

 

PROYECTO DE LA UVIC CON EL AYUNTAMIENTO DE VIC RECONOCIDO COMO GOOD PRACTICE POR GLOBAL UNIVERSITY NETWORK FOR INNOVATION DE LA UNESCO EN 2013.

 

1.Introducción

La universidad, como institución milenaria y a la vez sensible a los cambios sociales, ha de ser uno de los puntales básicos de la sociedad del conocimiento (Casas, 2005; Simó, 2011). Y, sobretodo, en un entorno como el actual, que desde 2008 está afectado por una recesión económica que, en Europa, ha puesto en peligro en Estado del Bienestar y sus conquistas sociales y amenaza la viabilidad del proyecto de integración económica. A nivel cotidiano, el incremento de la tasa de paro de la eurozona materializa la inestabilidad de los mercados. En España, el total de paro registrado en el momento de redactar este texto (abril de 2013) superaba los 6 millones de personas. Como hemos visto en el capítulo sobre el trabajo, Bauman (2005a y b) denuncia como en esta modernidad líquida el concepto des-empleado ha pasado de ser significar una situación temporal y anómala a una condición definitiva para grandes sectores de la población, incapaces de adaptarse a la nueva economía. Para los que tienen trabajo, este se caracteriza por un incremento constante de la precariedad (Beck, 2000) y provoca la corrosión del carácter (Sennett, 2006). E aquí donde, entre los actores que han de impulsar el crecimiento aparece la institución universitaria, que no debe ser ajena a la grave situación económica y social que atraviesa la sociedad europea, y española en particular, ha de convertirse en un foco donde fomentar el espíritu emprendedor. El concepto de “emprendedoría social” aparece íntimamente ligado a este rol de la universidad comprometida con el desarrollo económico y el bienestar social. El objetivo de este capítulo es presentar el proyecto EcoSPORTech de la Universidad de Vic (UVic), cuya finalidad es la creación de una empresa social con jóvenes para la realización de actividades deportivas y de ocio en el medio natural, integrando las nuevas tecnologías (TIC). Este proyecto ha sido financiado por la Obra Social de La Caixa, a través de su convocatoria de proyectos de inserción laboral 2012 (23.000 euros), así como por el Ayuntamiento de Vic. Cuenta además con el apoyo de empresas como Vicreu. A nivel académico, este proyecto supone una colaboración interdisciplinaria entre las facultades de Empresa y Comunicación (FEC), la de Ciencias de la Salud y el Bienestar (FCSB) y la de Educación (FE) e integra un equipo de profesionales procedentes de los ámbitos de la terapia ocupacional, la empresa, el marketing, el periodismo y el deporte. Estos profesores han formado al grupo de jóvenes con los que se creará la empresa, dirigirán la misma y conceptualizarán y desarrollaran la política de promoción. Esta empresa se integra en el vivero de empresas sociales que se está creando en la UVic.

1

2. Proyecto
Una universidad ciudadana, motor de la sociedad civil

La Universidad como institución vive un tiempo decisivo. A los problemas de platonismo y etnocentrismo citados, le debemos sumar la comercialización de la misma. Las universidades se ven empujadas cada vez más a competir por la obtención de recursos económicos. La crisis económica se ha traducido en recortes en su financiación, que han impactado en el incremento del coste de sus matrículas, sobre todo a nivel de postgrado, poniendo en riesgo la universalidad de la educación. Sin duda las universidades deben crear riqueza en sus territorios, y deben ser un motor destacado de la economía, pero no pueden perder su misión originaria como profetas de la democracia (Dewey, 1968). Junto a la educación y a la investigación, un tercer pilar de la Universidad es el compromiso con la sociedad, y este compromiso debe incrementarse con los sectores más vulnerables de la misma, más en un contexto donde la pobreza y la exclusión social afectan a sectores cada vez más importantes de la población. Según Cáritas y la Fundación FOESSA (2012) la tasa de pobreza en España es del 21,8%. Este proceso coincide con drásticos recortes sanitarios y sociales que suponen el desmantelamiento progresivo del Estado del Bienestar. Ante este contexto, la Universidad debe convertirse en un laboratorio de proyectos innovadores que integren la investigación en el esfuerzo por dar respuesta a estos acuciantes problemas sociales y medioambientales. La sociedad no se puede permitir el ingente capital humano que yace en las universidades. En este sentido, es fundamental combinar los proyectos innovadores con la investigación, para analizar el impacto de nuestras acciones, desarrollando una praxis basada en la evidencia, para luego poder hacer la transferencia de este conocimiento a la sociedad. La finalidad de EcoSPORTech es recuperar el rol de la universidad como motor de la sociedad civil, en el espíritu de John Dewey (1968) que nos impelía a desarrollar una acción inteligente en la sociedad, para lo cual debemos formar a nuestros estudiantes en las competencias necesarias para comprender los complejos problemas contemporáneos, pero también en formarlos con las competencias para transformarla, para crear una sociedad más justa y solidaria a la par que competitiva. Muchas veces se ha acusado a la Universidad de ser una torre de marfil (Simó, 2010) ajena a su realidad, consecuencia de su herencia platónica. Es necesario desarrollar praxis docentes en que los estudiantes entren en contacto con una realidad contemporánea caracterizada por la complejidad para así adquirir las competencias profesionales necesarias. En el PBL (ENOTHE, 2004) los estudiantes integran los conocimientos teóricos vistos en el aula aplicándolos directamente sobre una realidad concreta, en este caso la formación de una empresa social para la integración laboral de jóvenes en situación de exclusión social. Es de destacar que lo hacen desde un trabajo interdisciplinar, superando el etnocentrismo, la lucha que se establece entre las distintas disciplinas y que aqueja en tantas ocasiones a la universidad. Nuestra propia investigación ha mostrado el potencial de esta praxis de aprendizaje basada en la realidad (Simó, 2008). La misma, cobra mayor fuerza y sentido, si se combina con el Aprendizaje Servicio (Puig et. al., 2006), donde el estudiante no sólo integra un conocimiento académico y desarrolla competencias sino que lo hace al mismo tiempo que presta un servicio a su comunidad, en este caso a uno de sus colectivos vulnerables, jóvenes en situación de exclusión laboral, si bien el proyecto beneficia a la comunidad de la ciudad de Vic en general.

 

110_3175
La emprendedoría social (ES) y la economía solidaria

Un emprendedor social es una persona que crea una empresa innovadora con una idea nueva y potente que combina un espíritu visionario y la creatividad para resolver problemas del mundo real, con un fuerte contenido ético y totalmente guiado por su visión para el cambio (Abu-Saifan, 2012). Sin duda una de las labores principales en este siglo XXI es la ayudar a las personas a conseguir y mantener un trabajo significativo, no alineante. Por ello en un contexto marcado por el des-empleo y la precariedad es fundamental que participe activamente en la creación de puestos laborales basados en ocupaciones significativas. Una posibilidad es el desarrollo de una terapia a ecosocial, donde se integra la inserción social con la rehabilitación medioambiental. El proyecto EcoSPORTech sigue los postulados básicos de la terapia ecosocial, trabajando en la creación de comunidades saludables, inclusivas y sostenibles. La ecología ocupacional se articula en la inserción laboral de los jóvenes al tiempo que se realiza un trabajo de paisajismo y recuperación de espacios verdes del bosque de ribera, para fomentar el deporte y ocio en el medio natural. El impacto del proyecto va más allá de la inserción social de los jóvenes, ya que se añade: – la promoción económica de la ciudad, promocionando un turismo familiar y deportivo. – la creación de una ciudad más saludable, al fomentar el deporte en el medio natural creando circuitos para hacer ejercicio físico. – la integración de los espacios de cultura y natura, ya que se integran los jardines del Claustro de la Catedral y del Centro de Artes Escénicas con los anillos verdes (bosque de ribera). – la recuperación de espacios verdes, con la creación de nuevos jardines en la ciudad, y la recuperación del bosque de ribera con respeto a los criterios de sostenibilidad. – la participación de la ciudadanía, ya que diversas asociaciones de la ciudad participan en el proyecto, desde niños, jóvenes a gente mayor.

 
110_6528

El proyecto Ecosportech

Actualmente nuestra sociedad está cerrada a los jóvenes a nivel laboral. Esto los pone en una situación de riesgo de marginalidad y de falta de sentido, al no poder proyectar sus vidas en un futuro. Frankl (1964) manifestaba que esta situación de falta de sentido conllevaba a la adicción, la agresión o a la depresión (o suicidio), precisamente problemas que afectan gravemente a los jóvenes. Es por ello fundamental desarrollar iniciativas que permitan su acceso al mundo laboral y poder desarrollar su proyecto de vida. Como nos recuerda Sen (2000), podemos entender la pobreza como la incapacidad de controlar nuestra propia vida.
EcoSPORTech nace de la fusión de tres realidades significativas para los jóvenes, como son el deporte, la naturaleza y las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC). A partir de estos centros de interés se pensó en crear una cooperativa especializada en desarrollar actividades deportivas y de ocio en el medio natural, integrando las TIC. Es importante recobrar este espíritu cooperativo en un marco caracterizado por la competencia social, porque vivimos en un proceso de individualización (Beck y Beck, 2003) y de atomismo social. La primera fase del proyecto ha consistido en la capacitación en el marco de la UVic del grupo de jóvenes en temas relacionados con el deporte, la emprendedoría social, la salud, las nuevas tecnologías y el desarrollo de praxis sostenibles en el medio natural.
Esta capacitación ha tenido una duración de un mes. Se ha desarrollado en la UVic (en las aulas, plató de televisión, etc), como en Creacció, el espacio de Emprendedoría Social de la UVic. Tras la capacitación se ha desarrollado un trabajo de campo durante dos meses, en los que los participantes han recibido una beca salario. La primera acción se ha desarrollado en Vic, coordinada con el Ayuntamiento de Vic, en el marco de un proyecto más ambicioso, Vic: paisajes con alma. Concretamente se han creado dos jardines en el seno de la ciudad; el jardín del Claustro (en la Catedral de Vic) y el Jardín de las Artes (frente al Centro de Artes Escénicas Atlántida). Se trata de dos de los espacios más importantes de la ciudad, al desarrollarse en los dos iconos culturales de la ciudad, la Catedral y el Centro de Artes Escénicas.
En la catedral se ha recuperado el jardín del claustro. La intervención se ha dividido en dos zonas diferenciadas, el patio exterior y el claustro propiamente dicho. En el patio exterior se han recuperado unas rejas antiguas de metal que se ha incorporado al diseño del jardín, ya que sirven de soporte a rosales trepadores. Asimismo se han plantado abelias, romero y lavanda. La estructura del patio viene marcada por tres cipreses y un olivo. Asimismo se ha puesto piedra de rio y se ha creado el sistema de riego automático. En el claustro se ha realizado la eliminación de malas hierbas, la poda de árboles y arbustos, la instalación de geotextil en los parteres, la plantación en los mismos de hortensias y panta de temporada y se han cubierto los mismo con corteza de pino. La intervención se ha completado con labores de pintura y con la instalación de una iluminación adecuada.
En el jardín de las artes se han plantado 12 cercis, árbol símbolo de la vialidad y del amor. Asimismo se ha plantado más de 300 rosales rodeados de romero y de 600 lavandas creando una ola. Dicha ola está rematada por un ginkgo biloba a modo de un mástil de un navío. El ginkgo es un árbol milenario, es un símbolo de resistencia ya que en Hiroshima florecieron a la primavera siguiente del estallido de la bomba atómica. También se ha plantado planta de temporada, en concreto begonias, con las que se ha dibujado el símbolo de la paz y se ha creado el símbolo del centro de artes escénicas (una A). Es de destacar que la plantación se ha hecho con más de 100 niños de la escuela El Escorial. Asimismo ha creado un circuito deportivo en su bosque de ribera, para lo que se plantaron 60 tilos y se ha recuperado el camino.
Por un lado se busca fomentar un ocio saludable, ligado al medio natural y al ejercicio físico, al tiempo que se crean alternativas de ocio asequibles para toda la ciudadanía, pues no podemos olvidar el impacto de la crisis en los hábitos de ocio que se venían desarrollando hasta el momento, ligados a patrones de consumo. El proyecto supone la recuperación del patrimonio cultural e histórico, al recuperar los espacios de ocio que la ciudadanía utilizaba a principios del siglo pasado. El proyecto continua con la creación de nuevos jardines, como el Jardín Filosófico. al final se crea un jardín que va del puente Románico, al Puente del Bruguer, lo que implica un jardín de 5 kilómetros lineales. La cooperativa que se está creando podrá organizar actividades de ocio y deporte en el medio natural, a petición de instituciones públicas o privadas, u organizadas por ella misma, para buscar su sostenibilidad económica. Por este motivo, un aspecto fundamental es la colaboración con la asociación DIEDRE, especializada en la creación de pruebas nacionales e internacionales de deporte en la naturaleza.
Los beneficiarios del proyecto no son sólo en grupo de jóvenes, sino toda la comunidad. El proyecto beneficiará a los ciudadanos de Vic que podrán disfrutar de los circuitos creados desde EcoSPORTech. En especial se pone atención en facilitar la práctica deportiva de personas con alguna enfermedad, en colaboración con los Centros de Atención Primaria. Otro colectivo que ya han participado es el de los niños, ya que más de 100 niños de 3-4 años de edad participaron en la creación del Jardín de las Artes. Así el proyecto emerge como una sinergia coordinada desde la UVic, en colaboración directa con el sector público (Ayuntamiento de Vic), la sociedad civil (Colegio Escorial, Centros de Salud) y empresarial (Obra Social La Caixa, Vicreu).

vert2

3. Conclusión

Como nos enseñó Bohm (2001) el problema es que tendemos a ser repetitivos cuando en realidad necesitamos ser creativos. Nuestra sociedad contemporánea enfrenta una serie de graves problemas sociales, entre los que destaca el paro y la precariedad laboral. Las universidades deben contribuir desde la investigación y la innovación tecnológica y social a dar respuesta a estos desafíos, para crear una sociedad más competitiva, pero a la vez, más justa y que no olvide los principios de la sostenibilidad. Al hacerlo se convertirá en motor de la sociedad civil, como institución destacada ente el Estado y el mercado (Barber, 2000), educando a estudiantes capaces de desarrollar una acción inteligente sobre la realidad, en el sentido de Dewey (1968), conscientes de su responsabilidad como ciudadanos comprometidos en un planeta con un destino común, pues los problemas a los que deberán responder como el cambio climático son globales. La solidaridad no es una posibilidad, es una necesidad, porque como ya vaticinó Kant (1946) en el siglo XVII los habitantes de un planeta esférico están obligados a colaborar. De hecho, como nos recuerda Bauman (2004) el imperativo ético coincide con el imperativo de la supervivencia. Es tiempo de repensar la institución universitaria a la luz de los graves problemas contemporáneos, tiempo de recobrar su misión fundacional como profeta de la democracia, tiempo para la innovación y la creatividad, tiempo para la creación de una riqueza que sea distribuida con criterios de justicia social. Es tiempo para una Universidad emprendedora y comprometida, que en el caso de la UVic se ha concretado, entre otros proyectos, con el de EcoSPORTech: por un lado, se fomenta la creatividad y la capacidad de innovación entre los profesionales del futuro, así como la colaboración interdisciplinar entre los mismos; por otro lado, se fomenta la cultura del compromiso social y deviene una escuela de ciudadanía. EcoSPORTech es un ejemplo de ecología ocupacional, cuya finalidad es la creación de una comunidad saludable, inclusiva y sostenible. La terapia eco-social permite desarrollar intervenciones integrales, desde una visión de la ecología que integra el todo con el todo. Por una parte se forma a siete jóvenes en situación de exclusión y se crea una cooperativa para dar continuidad al proyecto, desde la economía social. La ciudad pasa de tener una serie de espacios verdes desconexos a un jardín lineal de 5 kilómetros lineales. Este jardín integra la cultura (la Catedral y el Centro de Artes Escénicas), con la natura, al conectar la ciudad con el bosque de Ribera, que a su vez se convierte en un espacio de cultural, al ser un espacio donde se desarrollarán intervenciones de Land-Art. Se crea un espacio de salud, al crear circuitos de ejercicio físico para la comunidad. Lo hace fomentando la participación ciudadana, desde los niños a los adultos, desde un proyecto inter-generacional. Porque como bien dice Arendt (2005), la acción humana es nuestra capacidad de crear milagros.

galeria_28