k2


NIÑOS SUPERVIVIENTES DE CONFLICTO BÉLICO.

Ver artículo ::Occupational therapy with children survivors of war
Palabras clave: guerra, salud mental, espiritualidad, prevención de los efectos psicológicos del trauma, terapia ocupacional comunitaria.

Resumen: Este texto presenta un proyecto de Terapia Ocupacional a nivel preventivo realizado con los niños supervivientes del conflicto de Kosovo. El objetivo del programa era ayudar a los niños a expresar las experiencias traumáticas vividas a causa de la guerra, para prevenir el desarrollo de problemas psicológicos y una posible disfunción ocupacional en el futuro. La intervención se basó en un enfoque centrado en la comunidad con la espiritualidad como la parte central de la intervención.

El Modelo de Ocupación Humana y el Modelo Canadiense del Proceso de la Ejecución Ocupacional fueron utilizados para la identificación de los problemas de realización ocupacional y su resolución.
El retorno de los niños desde una tierra de guerra a una tierra de infancia demuestra las posibilidades de la Terapia Ocupacional en este campo. La situación actual de la humanidad supone un desafío para todos. Nosotros urgimos a los terapeutas ocupacionales a involucrarse en la lucha por la justicia ocupacional y trabajar para erradicar el apartheid ocupacional.

“Ningún hombre es una isla, nadie está completamente sólo, cada hombre es un trozo de un continente, una parte de un todo, si un trozo de tierra es destruido por el mar, no importa sucede en Europa, en la casa de tu amigo o en tu propia casa.
La muerte de cada ser humano nos empequeñece, porque somos partes integrantes de la humanidad. Por ello no te preguntes por quien doblan las campanas, las campanas doblan por ti”.
John Donne (1572-1631) Devociones sobre ocasiones emergentes.

Introducción

“Guerra es la palabra más triste que puedo pronunciar. Es el pájaro del mal que nunca descansa. Es el pájaro de la muerte que destruye las casas y nos roba nuestra infancia. La guerra es el pájaro del mal, que convierte el mundo en un infierno”. (Maida, 12 años) (UNICEF, 1993)

No hay palabras para describir el estado mental y emocional de las personas, en especial de los niños, que sigue la tragedia de la guerra. En especial para aquellos niños que permanecieron en la ciudad durante la guerra, lo que les ha dejado experiencias traumáticas que no pueden olvidar al haber presenciado las atrocidades, viviendo directamente la violencia y el miedo por la amenaza constante de la muerte.

La prevención, en oposición al tratamiento, ha sido el centro de discusión en la Terapia Ocupacional desde hace tiempo. Ya en 1973, West enfatizaba la necesidad de desarrollar programas preventivos de Terapia Ocupacional para niños en proyectos psicosociales comunitarios. Es un hecho bien conocido que las medidas de prevención que buscan identificar los factores de riesgo y de promover el bienestar son más efectivas que las de tratamiento (West, 1973). Creemos que las intervenciones de terapia ocupacional basadas en la prevención son de una importancia crítica para los niños que han sufrido la experiencia de una guerra.

Las capacidades de los terapeutas ocupacionales para innovar y potenciar las fortalezas de las comunidades son herramientas de gran valor en contextos donde existe escasez de recursos económicos, en medios culturales y sociales desfavorecidos. Por ejemplo, Wilcock (1998) anima a los terapeutas ocupacionales a expandir sus roles para incluir la promoción de la salud y del bienestar con todas las personas, en especial de aquellos que viven en condiciones políticas y sociales adversas. Kronenberg (1999) introdujo el concepto de apartheid ocupacional, refiriéndose a las condiciones medioambientales crónicas (establecidas) que niegan a las poblaciones marginadas (a nivel individual, comunitario y social) el acceso a las ocupaciones significativas a las que tienen derecho, lo cual pone en peligro su salud y bienestar. Se habla de la salud y del bienestar, como un derecho humano fundamental de acceder a ocupaciones significativas.

El rol de la TO es fortalecer a los miembros de la comunidad para reconocer su propio potencial a través de ocupaciones significativas, trabajando en pos de la justicia ocupacional.

En este artículo, describimos un programa preventivo de terapia ocupacional en salud mental con los niños que han sufrido experiencias traumáticas a causa de la guerra de Kosovo. El programa se centra en la prevención secundaria, la cual pretende prevenir el mayor desarrollo del trauma hasta su cronificación y agravamiento., con su consecuente disfunción ocupacional.

El programa tenía dos objetivos principalmente:

1. contribuir a la prevención de las consecuencias psicológicas a largo plazo como son la ansiedad posttraumática, depresión, trastornos de la personalidad, que pueden desarrollarse como consecuencia de la no-expresión del trauma experimentado durante la guerra.

2. detectar y referir a los niños que ya presentan un trauma más grave.

El proyecto se desarrolló durante 6 meses, fue diseñado y desarrollado por los dos primeros autores, y fue continuado por un Terapeuta Ocupacional canadiense, Stephen Johns, y un Defectólo Clínico, Lulezim Arapi, miembro de la comunidad albanesa. El proyecto se desarrolló en colaboración con Médicos sin Fronteras (España) y Payasos sin Fronteras, una organización no gubernamental con sede en España cuyo objetivo es poner sonrisas en los rostros de los niños.

El contexto: Gjakova.

“Esta historia cuenta que incluso el sol y las nubes están llorando por la destrucción de Kosovo, bañado en sangre” (Besart 11 años)

k88

Gjakova nació en una tierra fértil alrededor de su mezquita, construida en el siglo XIV. Es una ciudad de tamaño medio, de unas 60,000 personas localizada en el sudoeste de Kosovo. Antes de la guerra, el 90% de los habitantes eran de origen albanés y el 10% serbios. Después del conflicto, los soldados serbios volvieron a su país dejando Gjakova en manos de la comunidad albanesa. El 20% de la ciudad fue parcialmente destruida, el 40% completamente. Gjakova fue un objetivo prioritario durante la limpieza étnica.

La llegada al poder de Milosevitz marcó el inicio de 10 años de opresión serbia. Durante los 10 años que precedieron el conflicto, Kosovo fue dominada completamente por los serbios. La cultura albanesa, la expresión social y la participación política fue totalmente suprimidas por el gobierno serbio. Durante los últimos 10 años, la gente de Gjakova sufrió continuos episodios de opresión, los cuales implican una acumulación de experiencias traumáticas. Cuando la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) empezó su campaña militar en 1999, se iniciaron 3 meses de adversidad extrema para la población de Gjakova. Jeta, una niña de 12 año lo expresó diciendo: “ Los robos, evacuaciones, masacres, torturas eran el pan nuestro de cada día”.

Mientras que muchos albaneses escaparon a los campamentos de refugiados de Albania, Macedonia y otros países, es importante el considerar que el 60% de la población no abandonó Gjakova. Durante tos meses estas personas permanecieron escondidos en sus sótanos.

Se ha documentado que los factores importantes para poder comprender el trauma son la distancia al trauma, su frecuencia y duración (Agger, 1994). Por consiguiente, podemos entender el nivel de trauma existente en la comunidad de Gjakova. Durante 10 años la población vivió sometida a la constante violación de sus derechos humanos. Los tres meses finales fueron los más crudos, en frecuencia, diaria, y en intensidad. Sufrieron masacres, violaciones, incendios y bombardeos. Prácticamente toda la población sufrió atrocidades o las presenció, cometidas contra miembros de su familia.

Una programación efectiva implica entender tanto las condiciones pasadas como las presentes que influencian el estado psicológico y en consecuencia los temas relacionados con la ejecución ocupacional de la comunidad. Además de las experiencias traumáticas pasadas en relación con la guerra, nuevos orígenes de trauma aparecen continuamente en las vidas de los habitantes de Gjakova. La nueva fuente principal de trauma es la situación de los prisioneros. Más de 1600 jóvenes y hombres desaparecidos, supuestamente prisioneros en las cárceles serbias. Durante los 6 meses siguientes a la guerra no ha habido noticias de su paradero. Cada día, nuevas fosas comunes aparecían, destruyendo las esperanzas de los familiares de encontrar con vida a sus seres queridos.

“…Ahora que tenemos la libertad tendríamos que estar felices como el resto de la gente, pero esto no sucede porque en mi ciudad Gjakova los serbios apresaron mientras huían a 1600 prisioneros. Esto nos preocupa mucho. Esperamos su liberación” (ELZA, 13yrs)

El crudo invierno, la falta de viviendas y alojamiento en condiciones, y la pobreza son otros orígenes de trauma. Se estima que el 70% de la población está en el paro; los profesores con los que estábamos trabajando recibieron su ultimo sueldo 10 meses antes de que empezara la guerra. Las minas son centinelas eternos, que matan y discapacitan a niños.
“Dibujé una casa quemándose y flores, debajo hay minas, así que tenemos que tener cuidado al jugar.” ( Arjona 8 años)

Finalmente, el motivo más pertinente de nuevo trauma es la situación política actual. La población albanesa creyó que finalmente había ganado su independencia, y que todos los serbios regresarán a Serbia. Para los albaneses, esta creencia les daba sentido a su sufrimiento.

“ Nuestras manos esperan la libertad, pero no puedes ganar la libertad sin sangre” (Gembiana 11 años.)

Pero la realidad era muy distinta. Kosovo continuaba siendo políticamente inestable con incidentes entre los soldados de la OTAN y grupos perteneciente al antiguo Ejército de Liberación de Kosovo, y con violaciones de los acuerdos de paz cometidas por los soldados serbios.

Guerra e infancia

En los últimos 50 años han habido más de 400 conflictos bélicos, 150 de ellos podemos considerarlos graves. Desde 1945 a 1995, 25 millones de personas han muerto, de ellos 17 millones eran civiles. El 90% de las armas utilizadas son producidas por los países industrializados (Monestier, 1999).

Los niños se han convertido en una parte integrante del conflicto. Están perdidos, separados de sus familias, abandonados, convertidos en huérfanos, torturados, mutilados, abusados sexualmente, secuestrados, muriéndose de hambre, obligados a convertirse en soldados, obligados a matar, o a vivir por millares en campamentos de refugiados, en compañía de memorias traumáticas. Una de cada dos víctimas de los conflictos recientes es un niño. A veces los niños son elegidos como objetivos para minar la moral del enemigo, o matar enemigos potenciales en el futuro. Algunas minas están diseñadas especialmente para dañar a los niños. El abuso sexual es una amenaza particular para las chicas. Las chicas son obligadas a tener un niño del enemigo. La violación origina una continua tortura mental durante el embarazo y cuando el niño nace. Las consecuencias de la guerra, el hambre y la desaparición de los servicios médicos, ocasionan 20 veces más víctimas que la propia guerra misma. UNICEF confirma que cada día mueren entre 35000 y 40000 niños a causa de la no-satisfacción de sus necesidades básicas. (Monestier, 1999).

k12

El niño y el trauma

Aunque el origen de la guerra está basado en razones políticas iniciadas y dirigidas por los adultos, las consecuencias del trauma bélico son más duras para los niños. Todos estos eventos pueden desencadenar consecuencias psicológicas y trauma psicosomático como la ansiedad post traumática (Monestier 1999).En 1990 se consideraba que 12 millones de niños desplazados por la guerra presentaban distintos niveles de traumas psicológicos.

Fraenkel y Tallant (1987) afirman que los niños que han sufrido trauma “albergan intensos sentimientos de miedo, dolor e inseguridad, que cuando son reprimidos, suelen desencadenar trastornos conductuales. (p. 59)”. Cuando las memorias traumáticas no son expresadas se pueden manifestar más tarde como trastornos psicológicos del tipo de la depresión, los trastornos de la personalidad, la ansiedad post traumática y problemas conductuales (Driven y Belran 1998; Gravilovicc, Lecic, Tosevski y Jovic, 1998; Hubbard,1998, Monestier, 1999, Valent, 1995). Estos trastornos adaptativos se pueden manifestar en agresiones físicas contra sus compañeros y, miedo, problemas para dormir, aislamiento, ansiedad, miedo y silencio. Pierden su interés en las experiencias de juego, y tienden a reprimir incluso los sentimientos más elementales como el amor a sus propios padres.

Gavrilovic y sus colaboradores (1998) afirman que el trauma infantil es un factor de riesgo que predispone al individuo a desarrollar problemas de salud mental. De forma similar, Valent (1998) estudió detalladamente los testimonios de los supervivientes del holocaustro y encontró que las respuestas traumáticas tenían manifestaciones más complejas que la ansiedad postraumática, las cuales pueden afectar la personalidad del superviviente al trauma, su moralidad y significados existenciales. Finalmente Driver y Beltran (1998) afirman que los niños con trauma a causa de la guerra y desplazamiento manifestaron una baja actuación en la escuela, problemas en sus relaciones sociales, y dificultades con sus habilidades motoras gruesas en actividades como los deportes. Sea cual sea el nivel de trauma psicológico es claro que las experiencias traumáticas poseen un efecto debilitante y consecuencias en la realización ocupacional de los niños por el resto de sus vidas. Por lo tanto la intervención temprana es esencial para prevenir que el trauma desencadene una compleja problemática en la vida adulta.

El impacto en la espiritualidad de los niños

La espiritualidad es una dimensión clave en los modelos de terapia ocupacional para la práctica, pero las definiciones sobre la espiritualidad y su relación con la ocupación son evasivas (Unruh, 1997). Urbanowsky y Vargo (1994) definieron la espiritualidad como “la experiencia de sentido en la vida diaria” (Pág. 88). Está visión está cercana a la logoterapia de Victor Frankl. Frankl habló de como el encontrar sentido en su vida diaria le ayudó a sobrevivir a ser encarcelado en el brutal campo de concentración de Auschwitz. Parafraseando a Nietzsche, escribió que si una persona tiene una razón para vivir, puede sobrevivir a cualquier como (Frankl, 1946).

Egan y DeLaat (1994) sugirieron que el espíritu es la identidad verdadera que intentamos manifestar en todas nuestras actividades. El bienestar espiritual viene determinado por la conexión con uno mismo, con los demás, con la creación, y que la espiritualidad unía nuestra identidad verdadera con la creación entera. Esta definición de bienestar espiritual nos introduce a la dimensión comunitaria de la espiritualidad, a la que Liz Townsend se refiere como inclusividad (Townsend 1997).
Unruh (1997) sugirió que si se examinan los escritos de las personas que están profundamente involucradas en sus ocupaciones descubrimos que la espiritualidad puede ser expresada a través de involucrarse en ocupaciones con un significado personal en nuestras vidas. Las ocupaciones que se relacionan con el arte, con la naturaleza y la religión pueden facilitar la expresión espiritual.

En una situación de guerra todas estas dimensiones de la espiritualidad se ven afectadas. No es necesario decir, que la guerra afecta la esencia, el alma de los niños. Los niños pueden experimentar la vida como carente de sentido. ¿Cuál es el sentido del sufrimiento? ¿Qué es la vida? ¿Qué es el hombre? Es extremadamente duro para los niños entender la realidad que confrontan, conectar con sus propios sentimientos, cuando ellos sufren problemas emocionales, cuando todos sus valores están en crisis. La guerra confronta a los niños con el lado oscuro de la vida. Los valores humanos como el amor, la amistad o la solidaridad pueden parecer una mera ilusión, y pueden ser reemplazados por la venganza, el odio y la violencia.
“Intenté reflejar en este dibujo los serbios sin espíritu. No creo que en el mundo nadie pueda sobrevivir después de ver lo criminales que son: niños sin cabeza, mataron a bebés en el vientre de sus madres, y obligaron a su hermana a beber su sangre. Matando a los padres al lado de los niños, violando a las niñas delante de los padres, no son humanos. Esta masacre fue terrible. Los serbios tomaron los hijos de mi tía y ahora no sabemos nada de ellos. El odio en nuestro corazón era muy grande. No hay serbios porque yo tengo demasiadas palabras malas que decirles a ellos” (Orjeta 13 años.)

La necesidad humana básica de conectar con los otros también está en peligro. Pueden haber perdido las personas más significativas, incluso amigos y familiares cercanos.

“En mi escuela las clases han empezado. Tu pupitre vacío está buscándote. Nosotros lo cubrimos con flores. Nosotros lo cubrimos con lagrimas”. (Dielleza, 11 años).
“ Yo debo dejarte padre sin despedirme de ti, con lágrimas en los ojos y dolor en mi corazón. Ando a través de una senda de tristeza”. (Gjilizare Morina).
Los niños que tienen problemas emocionales pueden ser aislados en sus propias comunidades, tildados de locos. La red comunitaria puede haberse roto, incluyendo sus tradiciones, rituales y ceremonias. El niño puede haber perdido su sentimiento de pertenencia, de sentirse parte de una comunidad.

Bajo las condiciones bélicas, un ejemplo de apartheid ocupacional, los niños no tienen acceso a las ocupaciones significativas. Por ejemplo, algunos niños en Gjakova permanecieron tres meses escondidos en los sótanos. Sus ocupaciones más importantes fueron modificadas a causa de la guerra, los juegos se convirtieron en juegos de guerra. La mezquita fue severamente dañada durante el periodo bélico. Los niños no tuvieron acceso a la expresión artística, la naturaleza, debido a los combates que tenían lugar y a la presencia de minas.

k3


Intervención: principios filosóficos y fundamentos teóricos.

La intervención se basó en un conjunto de principios, que incluyen una intervención centrada en la comunidad, una terapia ocupacional transcultural y holística, y la ocupación significativa como el alma de la intervención. El enfoque centrado en la comunidad (Algado) fue desarrollado. Basamos este término en el término enfoque centrado en el cliente (Asociación Canadiense de Terapia Ocupacional, CAOT, 1997), y aplicado a comunidades. Un enfoque centrado en la comunidad es la creencia en el potencial interno que las comunidades tienen en si mismas, basado en la filosofía humanista de la profesión. El terapeuta ocupacional se convierte en un transmisor de conocimientos, mientras que los principales recursos están en la comunidad. Andamos con las comunidades, no por las comunidades. Ellos son el principal protagonista de la historia de sus vidas.

El foco del programa fue en el ámbito comunitario Miembros de la comunidad local albanesa fueron potenciados para convertirse en promotores de salud mental infantil, autosuficientes e independientes. Se les conocía como Promotores de Salud Mental. Se desarrolló un programa de tratamiento complementario, el espacio de niños especiales, donde los niños más traumatizados eran referidos para tratamiento individual con un defectólogo clínico.

La terapia ocupacional transcultural va más allá de reconocer la belleza de todas las culturas, para introducir ocupaciones culturalmente significativas en la intervención. Las actividades reflejan los valores, y tradiciones de la cultura, para hacer que las ocupaciones sean significativas. Por ejemplo, los niños trabajaron con sus propios profesores, cantaron canciones kosovares, recitaron poemas, y desarrollaron juegos tradicionales.

La terapia ocupacional holística significa tener en cuenta las dimensiones física, psicológica, social y en especial la dimensión espiritual del ser humano. Nuestras experiencias previas con los refugiados bosnios y mayas (Algado et al, 1997) y con adultos con problemas de salud mental, sin hogar, nos han enseñado que la dimensión espiritual es la más importante. La ocupación significativa es el alma de la intervención.

El Modelo de Ocupación Humana (Kielhofner, 1995) y el Modelo Canadiense del Proceso de Ejecución Ocupacional (CMOP), (CAOT, 1997) formaron la base teórica de la intervención. Los enfoques teóricos siguientes fueron incorporados para identificar las áreas ocupacionales y planificar las intervenciones. En Modelo de Ocupación Humana ha sido utilizado por el primer autor en intervenciones anteriores, con los refugiados Indígenas Mayas en Guatemala (Algado, Gregori & Egan, 1997), con refugiados bosnios, con prisioneros e inmigrantes en España, y con los niños de la calle en Méjico (Kronenberg, 1999). Las siete fases del CMOP fueron utilizadas como marco de referencia que guió el diseño y desarrollo del proyecto.

La teoría sobre las narrativas basada en la investigación de Mattingly (citada en Hasselkus y Rosa, 1997) sugiere que los individuos dan sentido a sus vidas a través de historias y narrativas escritas basadas en sus experiencias. Las narrativas son utilizadas en la terapia para ayudar a proveer al individuo con una perspectiva de su vida. Las narrativas dan a las personas un contexto para reencontrar el significado y definir sus vidas con la finalidad de dar sentido a sus experiencias. Los individuos que han sufrido trauma se benefician de la expresión del trauma en un proceso de normalización (Ainscough, 1998; Fraenkel y Tallant, 1987; Reekmans and Keilhofner, 1998). Este proceso permite aflorar los sentimientos y las emociones negadas, permitiendo a la persona que se enfrente a ellos enfrentarnos con ellos en un nivel cognitivo, expresarlos y encontrar un significado a sus sufrimientos.

El desarrollo cognitivo de los niños se limita a pensamientos concretos. Los niños no son capaces de ver las cosas abstractas, por lo que entender y expresar conceptos como sentimientos de miedo, ansiedad, rabia o desesperación son difíciles para los niños de entender y hablar sobre ellos. La expresión directa y confrontar dichos sentimientos es difícil o prácticamente imposible. En cambio, métodos de expresión indirectos pueden ser utilizados para ayudar a los niños a expresar sus sentimientos y emociones. Las actividades expresivas como arte, cerámica, y narrativas sirven como un medio secundario a través del cual los niños pueden manifestar sus pensamientos, emociones, sentimientos y deseos. Por ejemplo, un niño que no puede describir el miedo experimentado por haber presenciado una masacre, puede hacer un dibujo sobre lo que él o ella vio y manifestar su miedo a través de él. El dibujo puede ser usado más tarde como vehículo para la comunicación verbal y la exploración de los sentimientos y significados asociados con el dibujo y aquellos experimentados durante su creación (Ainscough 1998). Las imágenes visuales y los objetos concretos suministran un medio para que los niños pueden proyectar sus emociones, y así pueden discutir y procesarlos de forma externa.

El juego es la ocupación más esencial y siginificativa de los niños, y su propio lenguaje. El juego (Morrison, Metzger y Pratt, 1996) fue utilizado en el diseño de los talleres. Actividades terapéuticas basadas en los principios teóricos anteriormente señalados fueron convertidas en varias clases de actividades de juego para conseguir los alcanzar los objetivos de la intervención. El objetivo del uso del juego en la intervención fue el suministrar apoyo, promover el insight, y facilitar la catarsis emocional, tener experiencias positivas y éxito en las actividades.


El programa de intervención

El objetivo del programa era atender a los niños de educación primaria (6 a 14 años) en la ciudad de Gjakova. La finalidad era seleccionar y capacitar miembros de la comunidad local para que ellos desarrollaran talleres de terapia ocupacional con los niños.

El rol de los promotores de salud mental era:
• Conducir talleres de terapia ocupacional utilizando técnicas expresivas para facilitar la expresión emocional de las experiencias traumáticas en un nivel preventivo.
• Detectar niños que presenten una sintomatología específica o compleja para referirlos a especialistas.

Profesores de educación primaria y secundaria fueron seleccionados como candidatos a ser promotores de salud mental por varias razones:
1. Tenían contacto regular con un gran número de niños, al estar las escuelas en funcionamiento, lo que facilitaba el contacto con un gran número de niños.
2. Los profesores eran conocidos por los niños y ya tienen una relación establecida basada en la confianza, lo que facilita el establecer una alianza terapéutica poderosa.
3. Los profesores estaban capacitados para comunicarse y trabajar con los niños.
4. Los profesores tenían una afiliación natural hacia los niños y poseían una gran motivación para trabajar con los niños.

El programa constaba de tres fases:
1. Capacitación teórica.
2. Capacitación práctica.
3. Capacitación adicional sobre temas específicos.
Después de las tres fases estaba previsto que los promotores de salud mental podrían desarrollar los talleres de terapia ocupacional con una supervisión mínima.

1. Capacitación teórica:

El objetivo de estas sesiones era suministrar a los profesores conocimientos sobre los conceptos básicos de salud mental (ver tabla 1). En esta sección, los dos primeros autores desarrollaron la capacitación. Se desarrollaron 12 sesiones con los profesores, de 2 horas de duración. La primera hora era didáctica, dedicaba a la teoría, la segunda era una sesión práctica, lo que incluía el aprendizaje del uso de la actividad con fines terapéuticos. Las sesiones prácticas implicaron la experimentación con varias técnicas de desplazamiento (ver la tabla 2) para que los profesores pudieran luego aplicarlas con sus estudiantes.

Como todos los profesores además sufrían trauma por las experiencias bélicas, fue esencial trabajar con las necesidades de salud mental de los profesores durante la capacitación.

2. Capacitación práctica:

Tras las dos semanas de capacitación teórica, los profesores ya estaban preparados para desarrollar talleres de terapia ocupacional con los niños, con la supervisión de los dos primeros autores. El objetivo de la capacitación práctica era que los profesores pudieran desarrollar los talleres de terapia ocupacional de forma independiente.

Los talleres se realizaron tres veces por semana, durante dos horas cada uno. Cada sesión constaba de dos partes: (1) actividades divertidas como deportes, juegos, canciones, y (2) técnicas de desplazamiento para la expresión emocional. Complementar las actividades de desplazamiento con actividades de carácter lúdico suministraba a los niños experiencias agradables lo que les motivaba a volver a las sesiones. Es básico encontrar un equilibrio entre apoyar a los niños y facilitar la expresión emocional. Es importante considerar que las actividades lúdicas, basadas en la teoría de juego (Morrison, y col.), 1996) también fueron consideradas terapéuticas y no fueron consideradas aparte del proceso terapéutico. Las actividades lúdicas ayudaron a los niños a canalizar las emociones negativas de forma constructiva. Pro ejemplo, las emociones como la rabia o la agresividad que habían sido discutidas durante la sesión podían canalizarse en deportes como el fútbol después de la sesión. Las actividades lúdicas eran la mejor oportunidad para observar el comportamiento espontáneo de los niños suministrando a los autores y a los promotores de salud mental una importante información sobre la conducta de los niños. El observar el comportamiento de juego nos permitió identificar a los niños que necesitaban de una atención individualizada.

Las sesiones consistieron de una técnica de desplazamiento específica en cada sesión (ver tabla 2: lista de técnicas proyectivas). A los niños no se les daba la posibilidad de elegir las actividades por dos razones. En primer lugar, los profesores trabajaban con grupos grandes de niños, de 25 a 30 cada uno, y en cada sesión habían un mínimo de 3 o 4 grupos. En segundo lugar, los autores tenían que suministrar los materiales para las actividades. Por lo tanto, no era posible llevar más de un tipo de materiales cada vez.

Cada sesión seguía un proceso estructurado. Las sesiones empezaban con juegos en el interior o en el exterior antes de la actividad principal. Entonces los niños se involucraban en una actividad como la pintura basada en un tema libre. Los niños le ponían título o un tema a su creación, y una descripción sobre qué es lo que habían creado, porqué lo habían elegido y como se habían sentido mientras lo creaban. Finalmente los profesores daban la oportunidad a los niños de compartir sus creaciones con el resto de la clase, y así empezaban a hablar sobre distintos temas. Las sesiones por lo general terminaban con canciones o actividades deportivas.

Las sesiones iniciales se focalizaron en ayudar a los niños a identificar los distintos sentimientos, y hacerles conscientes de la importancia de su expresión. Se les hacían preguntas cómo ¿qué es un sentimiento? ¿Has visto alguno? ¿Qué colores tienen?. Tenemos que recordar que los sentimientos son un ente abstracto para los niños. Así que el primer paso era enseñar a los niños a conocer lo que son los sentimientos y que fueran capaces de nominarlos. Los juegos iniciales a menudo incluyeron juegos que identificaban diferentes emociones. Un juego típico al que jugamos fue un tipo de caracterizaciones donde el profesor escribía acciones y emociones un trozo de papel para que los niños los representaran. cada niño entonces elegía un papel y actuaba según lo que estaba escrito en el papel mientras que el resto del grupo intentaba adivinar la emoción correcta. Este ejercicio permitía visualizar y nominar las emociones para practicarlas verbalmente identificando las emociones que estaban observando. Esto sirvió posteriormente para asociar y verbalizar imágenes expresadas en sus dibujos con las emociones que ellos habían experimentado. Los títeres y los peluches se utilizaron para ayudar a los niños a visualizar los diferentes sentimientos. Por ejemplo, un títere de payaso para identificar la alegría, un títere de demonio para identificar el odio, una bruja para identificar el miedo.

Las sesiones exitosas se centraron en enseñar a los niños para ayudarles a comprender porqué es tan importante el compartir los sentimientos y facilitar discusiones sobre complejas emociones. El uso de títeres fue de nuevo crucial para esta finalidad. Creamos historias con los títeres, por ejemplo, si el demonio está en el corazón del niño, y llegara el payaso y llamara a la puerta del corazón ¿qué pasaría? ¿ Dejaría el demonio entrar al payaso? Estas historias eran una forma de comenzar discusiones con los niños. A los niños se les dejaba que intentaran resolver por ellos mismos los conflictos que se les planteaban. Inicialmente, resolvieron la situación expulsando el demonio del corazón. Entonces era el momento para discutir con los niños sobre distintas formas de canalizar sentimientos complicados como la tristeza, el odio, o la rabia. En las discusiones nos concentrábamos en realizar vínculos entre los sentimientos y las emociones identificadas en los dibujos o los títeres con los sentimientos personales y sus experiencias personales.

Durante la sesión se puso énfasis repetidamente y de distintas formas que los niños manifestaban una reacción normal ante una situación extrema. Por ejemplo, si un niño expresaba que había perdido a su primo, se facilitaba una discusión con el resto de la clase sobre la muerte, y se preguntaba al resto de la clase si alguien más habían también perdido algún familiar. A través de normalizar las experiencias que los niños expresaban y manifestar las semejanzas entre las experiencias individuales, cada niño sintió con certeza que él o ella no era el único con sentimientos de tristeza, miedo o pérdida.

Fue interesante ver la reacción de los niños menos traumatizados al comprender a sus compañeros y empezar a apoyarles de forma activa. Suele suceder que los niños que no entienden los sentimientos traumáticos de sus compañeros los pueden etiquetar como locos. Por ello fue fundamental el no estigmatizar o aislar a los niños con sentimientos más profundo de trauma del resto del grupo. En vez de ello elegimos el generalizar las experiencias y normalizarlas para que así estos niños con experiencias más traumáticas no se sintieran aislados, mientras que los niños que habían experimentado menos trauma se concienciaron de las experiencias vividas por sus compañeros y mostraron empatía hacia ellos.

2. Capacitación extra

Artistas de la ONG “Payasos sin Fronteras” y el primer autor desarrollaron talleres de capacitación adicionales. Cuatro grupos diferentes de artistas con distintos talentos participaron en esta fase del programa. El rol de los artistas era transferir técnicas y habilidades en las que estaban especializados. El rol del terapeuta ocupacional en la capacitación extra era discutir con los profesores el desarrollo de las sesiones de capacitación e incorporar las actividades vistas en la capacitación en las sesiones con los niños, que estaban basadas en objetivos terapéuticos. Los cuatro grupos de artistas desarrollaron los siguientes talleres:
Tai Chi
Expresión corporal
Juegos
Ejercicios de respiración y calentamiento.
Además de los talleres, los artistas realizaron actuaciones para todos los niños del programa y para la comunidad de Gjakova.

De esta forma, los profesores completaron una capacitación de más de 72 horas en el transcurso de los tres meses. En total 65 profesores de la escuela primaria, 5 de la secundaria y 30 estudiantes en medicina participaron en la capacitación. Más de 500 niños participaron en el programa en las cinco escuelas. El grado de supervisión disminuyó gradualmente a lo largo de las sesiones.. Ahora se espera que los profesores sean capaces de llevar nuevos grupos de niños de forma más independiente. El programa fue asumido por otro terapeuta ocupacional, Steve Johns, y continuó por otros tres meses.

Experiencias de los niños: reacciones, narrativas, historias

El uso del juego y los talleres ocupacionales expresivos demuestran el poder de la ocupación significativa para ayudar a los niños en la expresión y procesamiento de las emociones traumáticas. La reacción primaria de los niños más pequeños fue la necesidad de expresar imágenes de objetos presentes en su memoria visual tales como casas en llamas, tanques, soldados… Inmediatamente cuando se les daba los materiales, papeles, pinturas y los lápices de colores, los niños empezaban a dibujar imágenes de casas ardiendo, tanques, cadáveres y tierras arrasadas. Se trataba principalmente de imágenes de eventos que habían presenciado.

Por ejemplo, al día siguiente de un eclipse los niños realizaron dibujos sobre él. Cuando la tensión entre los serbios y los albaneses incrementó en la ciudad de Mitrovitza, esto también aparecieron en los dibujos el día siguiente. El proceso de comunicar sentimientos más profundos y emociones se produjo al hablar de los dibujos, y de las actividades con los títeres y los peluches.

Los niños mayores (12-14 años) expresaron lo que habían visto de una forma más simbólica a través de imágenes que representaban pensamientos, sentimientos, personas e identidades. Por ejemplo, mientras los niños más pequeños pintaron hombres uniformados que llevaban armas para representar a los soldados serbios, los niños mayores dibujaron una cruz con las cuatro “c”, símbolo que representa a los serbios. De la misma forma, durante los talleres de títeres, los más jóvenes representaron conflictos entre albaneses y serbios en general. Sin embargo, los niños mayores creaban complicadas historias hablando de Milosevitz, Clinton, Rugoba, Albright etc. Los niños más mayores escribieron profundas narrativas y poemas para expresar sus sentimientos.

La evolución de los niños en sus dibujos, actuaciones y juego libre fue desde los temas más oscuros a pensamientos más positivos. Al principio todos los dibujos se centraban en el tema de la guerra. Hacia el final del programa nuevos temas aparecieron como la primavera. Fragmentos adicionales de las sesiones pueden encontrarse en la tabla 3.

El aspecto cultural fue incluido en la intervención en la forma de poemas kosovares y canciones que fueron utilizadas para empezar las sesiones. Los niños se expresaron con mucha pasión cuando cantaban sus canciones y recitaban sus poemas. Todas las canciones se referían a las masacres que sucedieron en su amado Kosovo. Esta fue una forma socializada de expresar su dolor. Los talleres ocupacionales permitieron a los niños la oportunidad de juntarse y formar un grupo de apoyo informal donde ellos eran capaces de expresar su dolor y sentimientos.

Es importante reconocer que las actividades ocupacionales fueron esenciales para expresar las experiencias bélicas y trabajar para prevenir las futuras consecuencias del trauma infantil. De todas formas otros factores como el apoyo de la comunidad y de la familia, las capacidades naturales de afrontar el trauma, el acceso a los servicios de salud, y la educación también jugaron un importante rol en promoverle bienestar psicológico de los niños después de la guerra.

La espiritualidad infantil

A través de involucrarse en ocupaciones los niños fueron capaces de buscar y encontrar un sentido a las experiencias sufridas, y darle un nuevo sentido a su vida cotidiana. Esto se produjo de forma espontánea, no sugerida por los líderes de los talleres, lo que manifiesta la dimensión espiritual de los niños. La lucha por encontrar sentido a las masacres fue un tema recurrente en los dibujos. Ellos asociaron el significado de la libertad de su amado Kosovo, el sufrimiento de todas las personas que les dio su país, a través del sacrificio de sus seres amados otros sobrevivieron.
“podemos ver con cuanto amor fue pagada nuestra libertad, pero cuando imaginamos que ahora podemos respirar en libertad, podremos confrontarnos con ello, porque los cuerpos muertos son ahora ángeles de paz”

Los niños pudieron escucharse y ser escuchados, conectar con sus propios sentimientos, como por ejemplo la tristeza. el miedo, la felicidad). En las sesiones, los valores humanos como la solidaridad o el amor fueron recobrados. Se puso especial atención en el trabajo con los sentimientos de odio y venganza, transformándolos en valores humanos. Un tema sugerido fue “carta a un soldado serbio que cometió las atrocidades”, iniciando una discusión sobre el odio y como canalizarlo. Como es difícil para los niños que han vivido el trauma de la guerra moverse del presente a un futuro posible, les pedimos que dibujaran sobre el futuro de Gjakova, ayudándoles a desarrollar esperanza en el futuro. Ellos conectaron con los demás, ya que el apoyo grupal fue uno delos elementos terapéuticos más importantes de la intervención.

Durante el programa, los niños exploraron diferentes formas artísticas. No exploramos la religión en el programa. Consideramos que era un tema muy delicado, muy cercano la política. No pudimos desarrollar ocupaciones en la naturaleza, a causa de las minas, pero los temas que hacían referencia a la naturaleza fueron recurrentes en los dibujos. En las imágenes de la naturaleza los niños encontraron visiones para expresar esperanza, visiones de futuro y especialmente la tristeza.
“Dibujé la primavera en el pueblo. El pueblo está vacío porque los serbios expulsaron a las personas del pueblo. Todo está triste, no hay flores. El río está en silencio porque no hay ningún niño que se pueda bañar en él”. (Drenusha 13 años)

Los temas relacionados con la naturaleza fueron otra constante en las narrativas. En la naturaleza los niños encontraron visiones para expresar su esperanza, visiones del futuro y especialmente la tristeza.
“Dibuje la primavera en la ciudad. La ciudad está vacía porque los serbios masacraron a sus gentes. Todo está triste. No hay muchas flores. El río está en silencio, porque no hay ningún niño que pueda bañarse en él.” Drenusha 13 años.

Las palomas son símbolos de paz, las mariposas también aparecieron, las mismas mariposas que aparecieron talladas en los barracones de los campos de concentración de la segunda guerra mundial, la mariposa es el símbolo del alma liberada.
En las discusiones grupales y en las narrativas los niños hablaron de los ángeles y del paraíso…
“se dice que las personas antes de morir tienen derecho a un último deseo, yo sé que mi amiga antes de ser asesinada por los serbios, pudo ver una luz, la luz de la libertad y que ahora es un ángel de paz”

DISCUSIÓN

Creemos que la TO posee un gran potencial terapéutico para los niños que han sufrido conflictos armados. Si queremos ayudar a estos niños a expresar sus sentimientos relacionados con sus vivencias traumáticas debemos utilizar su propio lenguaje, el juego. El juego es una de las principales ocupaciones significativas de los niños. Es conocido que la prevención tiene mayores efectos que la rehabilitación.

Una vez más la espiritualidad fue el componente más importante de la intervención. El intento para encontrar un sentido a las masacres fue una constante en las narrativas de los niños. Ellos encontraron este significado en su querido Kosovo, el sufrimiento de toda la gente que dio sus vidas por su libertad.

Las ocupaciones significativas son el alma de la intervención: las actividades tenían que tener un significado para que los niños quisieran participar en ellas, y para que volvieran. Después de haber confrontado la muerte la muerte una cosa es clara; la vida es un don que no debe desperdiciarse, el tiempo es algo muy valioso. Para los profesores, el poder ser útiles para ayudar a sus niños a no sufrir las consecuencias traumáticas de la guerra, les daba significado, ellos jugaron un papel muy importante en la recuperación y el futuro de la comunidad.

Las narrativas fueron utilizadas continuamente por los niños de todas las edades para expresar sus sentimientos y sus pensamientos, para describir sus vivencias y encontrar significado a las mismas. Los niños crearon un legado poético que será un importante testimonio de su historia. A los niños se les informó que los dibujos recopilados serían publicados en Kosovo y en los países occidentales. Así los niños comprendieron que su voz iba a ser escuchada, esto le dio más significado a los talleres. Los niños pudieron cambiar sus sentimientos de falta de esperanza cuando se dieron cuenta de que pueden ser participantes activos en el proceso de producir cambios en su tierra, como en el caso de los prisioneros, ellos pueden hacer la transición entre víctimas a supervivientes. Los terapeutas debemos tener cuidado en no estigmatizar a los niños etiquetándoles con términos como PTSD. En vez de eso es esencial hacer énfasis en los maravillosos recursos que poseen, y transformarlos en habilidades, porque la TO es sobre llegar a ser (Wilcock, 1999)


EPILOGO
TERAPIA OCUPACIONAL: Nuestro ser y llegar a ser

Nuestra pregunta es: ¿Cuál va a ser el llegar a ser de la TO? Esta es una pregunta importante recién estrenado el nuevo milenio. Por un lado tenemos la presión de la economía de convertir la TO en un negocio, y por otro el humanismo que inspiró a los creadores de la TO, reflejado en nuestros valores. Quizá podemos encontrar la respuesta en el rostro, en la mirada del otro, de cualquier ser humano que sufre, que nos contempla y nos interpela, como diría Lévinas: “Todo está allí, en el rostro”, incluso llegando a ver en él la huella de Dios.

Los autores de este artículo creen que la TO debe perseguir la justicia social (Towsend, 1993), la inclusión de los excluidos por la sociedad y el sistema económico actual. No debemos abandonar los campos tradicionales de la práctica, más debemos atender a todas aquellas comunidades que padecen de cualquier forma de disfunción ocupacional y carecen de los recursos económicos para pagar nuestros servicios. Es obvio que no es fácil, pero no imposible. Nuestros antecesores, nos han enseñado que las personas pueden cambiar el mundo. Pinel y otros como él cambiaron para siempre la práctica de la psiquiatría inspirados en nuestra filosofía. Esta es nuestra herencia. Podemos llegar ser ese grupo de “corazones heroicos voluntariosos para buscar luchar y no rendirse, que sueñan con navegar más allá del crepúsculo” del que nos habló el poeta Tennysson.

La Organización No Gubernamental “Espíritu de Supervivientes: Terapeutas Ocupacionales sin Fronteras” es tan sólo un ejemplo de cómo materializar estos deseos. Desde su fundación ha desarrollado proyectos con supervivientes de conflicto bélico en Bosnia, Guatemala y Kosovo (reflejado en este artículo), con personas reclusas o inmigrantes en España, con niños supervivientes de la calle en Méjico y Guatemala, sin recursos económicos, financiando los proyectos a través de ONG o instituciones. Su labor docente se ha desarrollado en España, Suecia, Holanda, Guatemala, Estados Unidos, Canadá, Bélgica, Portugal e Inglaterra, ya que para afrontar este reto debemos incluir este campo de intervención en nuestros planes de estudio universitarios. Concretamente en España, en la Universidad de Vic, se han creado asignaturas optativas específicas. En las Universidad de Zaragoza y la Universidad Juan Carlos I, gracias a los esfuerzos de las profesoras Clara Sanz Sanz, Maria Jesús Calvo Til, y Marta Perez de Heredia se han impartido cursos de postgrado sobre estas temáticas, de unas 80 horas de duración.

La labor de investigación es también de vital importancia, como la investigación desarrollada por Frank Kronenberg sobre los niños de la calle (Sobre Ser y Llegar a Ser), o el grupo de investigación que el primer autor de este artículo coordina sobre la resiliencia al trauma y la espiritualidad infantil.

Nuestros profesores verdaderos son las personas con las que trabajamos. No hay recompensa económica que pueda reemplazar la experiencia de andar con los niños de Kosovo, de crecer con ellos, de descubrir la sabiduría que se encierra en sus palabras de niño, y de recibir tanto afecto a pesar de lo mucho que han sufrido. Una vez más han sido nuestros maestros, sobre la vida, y su sentido. Como nos diría nuestro querido poeta Martí Pol, cuyo cuerpo está afectado por una esclerosis, más no su espíritu: “dejadme decir que ya es tiempo de amar, que ya es tiempo de creer en los prodigios”.

Este artículo está dedicado en la memoria de los ángeles de Gjakova, a mi padre Salvador y a Nina, nuestra alma.
(todas las narrativas proceden de los dibujos de los niños que participaron en el proyecto)

Gente de Orfalese, la belleza es la vida,
cuando la vida desvela su rostro esencial y sagrado.
Pero vosotros sois la vida y vosotros sois el velo,
La belleza es la eternidad contemplándose en un espejo,
Pero vosotros sois la eternidad y el espejo,
porque
¿Qué es morir si no estar en pie desnudo?
¿Qué es dejar de respirar, sino dejar el aliento libre
para que pueda expandirse y volar en libertad,
para buscar a Dios?

Solo cuando bebáis del río del silencio cantareis en verdad,
Solo cuando la tierra reclame vuestros cuerpos, bailareis en verdad.
Khalil Gibran

Tabla 1.
Tópicos en las sesiones de Terapia Ocupacional

1. Qué es la salud mental
Promoción de la salud mental
Factores de la salud mental
Emociones
Depresión
Ansiedad
Fobias
2. Principios de Terapia Ocupacional
Visión holística del ser humano
La ocupación como medio terapéutico
Como desarrollar talleres de salud mental a través de la ocupación
3. Modelo de Ocupación Humana
4. Logoterapia
5. Traumatismos secundarios
Bienestar emocional
Fatiga
6. El niño
Depresión infantil
Autoestima
Juego
Uso de las técnicas de desplazamiento
Arte
Narrativas
Marionetas
Arcilla
Drama
Teatro
Collage
Mimo
7. Técnicas de modificación conductual en los niños.


Tabla 2
Listado de técnicas de desplazamiento y de actividades

• Dibujos individuales
• Pinturas de palo
• Pastel
• Acuarela
• Rotuladores
• Tempera
• Dibujos colectivos
• Pintura de dedos
• Collage
• Marionetas
• Origami
• Historias
• Globos
• Peluches
• Teatro
• Mimo
• Fantasía guiada
• Construcciones
• Arcilla
• Juguetes
• Maquetas
• Plastilina
• Narrativas
• Bibliotecaria
TEMAS
• Mensaje al mundo
• Futuro de Gjakova
• Mensaje a los soldados serbios


Tabla 3
La voz de los niños

A DEARLY PAID VICTORY

Pasos pesados llenos de dolor andan por nuestras calles. Un dolor que no puede ser pagado,
Ni siquiera con la libertad. Me siento perdida, aunque hemos ganado. Recuerdo cuando
andamos en una sola fila hasta Albania. Dejé detrás de mi todo lo que me pertenecía.
Mi padre en la cárcel, los soldados en el frente de guerra, conmigo tan solo llevaba el dolor
Y lagrimas en mis ojos. Pero mi corazón empezó a albergar esperanza.
La libertad llegó muy rápido, pero mi pasado se sumerge en la oscuridad.
Los serbios mataron todo lo que era mío: fotos de mi infancia destruidas, y lo que más encuentro
a faltar mis poemas y mis novelas:
Todo lo que recuerdo son algunos versos dedicados a mi padre mientras estaba en la cárcel:

“ En la cárcel te deje, padre
dejé tu mirada como una inocente paloma
tuve que dejarte
sin decirte adiós
con lagrimas en mis ojos
y dolor en mi corazón
ando en un camino de tristeza”

Mientras ando por las calles veo gente anciana sin esperanza por la vida, niños huérfanos
y casas en llamas, y pienso ¿cuanto pagamos por nuestra libertad? ¿pueden ellos ser felices?

Y que decir a la madre que ha perdido a sus hijos
Intentar consolarla o decir que esté orgullosa de sus hijos
Podemos entender el precio tan alto que pagamos por nuestra libertad

Pero cuando pensamos que ahora podemos respirar con libertad
Quizá podamos enfrentarnos a esto, porque ahora los muertos son ángeles de paz.
Gjylizare Morina.

Las sesiones permitieron la expresión de las vivencias traumáticas…

Didujé esto porque vi el asesinato Ramadan, 8 años

Vi casas en llamas, un hombre sin mano y la policía disparándole al corazón. Esto sucedió en la estación de Gjakova. Anita, 9yrs

Los niños fueron capaces sus más profundos sentimientos-…

He didujado la guerra en Kosovo, como los invasores serbios mataron a la gente e incendiaron las casas. Asesinaron a niños, mujeres embarazadas y nos hicieron huir. El río se tiñó de sangre. Mi primo fue asesinado con 3 niñas más en el sótano de una casa. Esto es lo que quería decir sobre la guerra de Kosovo. Fjolla, 12 años.

En este dibujo presento los crímenes cometidos por los Serbios. Asesinatos y masacres, incendios de casas, tiendas y mezquitas destruidas. Por todo ello estaba preocupado, con un gran agujero en mi corazón.. Arta

Tristeza por los prisioneros (en cárceles en Serbia)…
Tema : mujeres y niños en la soledad.
En este dibujo podemos ver mujeres en soledad con sus niños. Lloran por el destino de su familia, porque su padre es prisionero. las lágrimas de la madre caen sobre la cara del niño. Gentiana, 9 años

Aunque ganamos y la libertad está entre nosotros estamos tristes por los prisioneros. Protestamos por eso, pero hasta ahora no hemos tenido éxito. Edira 11 años

Tristeza por los muertos.…

En este tema he dibujado Kosovo masacrado, porque los serbios asesinaron a muchos inocentes, niños y adultos. Esto es lo que sufrimos, los Serbios asesinaron una amiga de nuestra clase. Dorina Vejsa, por ello escribí este poema titulado: “Mi amiga Dorina.”

Mi amiga Dorina
Recuerdo idas felices contigo
Todas las caras estaban felices,
Ahora nuestra cara está triste.

Oh, esos negros serbios no se apiadaron aunque eras un niño,
No se apiadaron de tus hermanos y hermanas,
En cambio os quemaron vivos en vuestra casa

En mi escuela
Las clases han empezado
Tu sitio en la clase está vacío
Te está esperando
Lo cubrimos con flores
Lo cubrimos con lagrimas
Dielleza, 11yrs

Miedo ante la muerte…
En este dibujo muestro la guerra que sucedió en Gjakova. Asesinatos, masacres, incendios, asesinatos masivos, los serbios bombardeando, mientras quemaban las casas.
Me sentí muy triste, tenía miedo, empecé a llorar. A las 5 de la mañana fuimos al sótano. Tenía miedo en el corazón, porque creía que mi turno para morir había llegado. Kaltrina, 12 años

Durante la guerra, estaba solo esperando a que los serbios entraran, nos mataran y nos quemaran. Siempre pensaba que esto iba a suceder al día siguiente, o que matarían a algunos de mis familiares. Tuvimos suerte. Andia, 10 años

Guerra en mi ciudad
Masacraron a los vecinos, y al cabo de unos minutos pusieron en la casa y asesinaron a 22 personas, mujeres, niños, ancianos, ancianas. Luego fueron a nuestra casa. Estabamos escondidos en el sótano. No nos vieron y nos escapamos. Luego fuimos a Albania. Ahora la OTAN entró en Kosovo y los niños están felices. Durim, 12 años

Sentimientos de odio…
Intenté dibujar a los soldados serbios sin espíritu. No creo que nadie en el mundo pueda sobrevivir después de ver lo que hicieron: niños sin cabeza, mataron a niños en el estómago de sus madres, y obligaron a las hermanas a beber su sangre. Mataron a los padres al lado de los niños, violaron a las hijas delante de los padres, ellos no son humanos. Esta masacre fue terrible. Los serbios apresaron mis primos y a mi tía. Ahora no sabemos nada de ellos. El odio en nuestro corazón era muy grande.
Orejea, 13 años

La búsqueda de sentido…
Quería presentar mi país. Dibujé un árbol sin hojas para expresar los que están muertos o encarcelados. El corazón de Kosovo llora aunque la libertad está con nosotros.
La madre de un soldado albanés llora:
Si pudiera encontrar el cadáver de mi hijo. Sentiría como si estuviera vivo y quizá me diría: “madre conseguimos lo que queríamos, la libertad.” Saranda, 11 años.

Orgullo por su país…
Kosovo
Te bendigo
A pesar de que te quemaron
A pesar de que te destruyeron
Tú, Kosovo
Fuiste muy valiente
No dejaste que los serbios
Abrieran más tumbas
Ardiana 11 años

Esperanza por el futuro…
En mi dibujo se ve un día en libertad. Los niños están jugando felices en el patio. Los pájaros cantan canciones felices en el cielo abierto. El río fluye tranquilo. Todo está en orden sin enemigos. Dardanai, 13 años

Mensaje al mundo: que siempre haya paz
Marigoma, 8 años

Y finalmente la felicidad…
Feliz libertad Kosovo
El 12 de julio cuando la OTAN entró en Gjakova la guerra terminó. Las cosas terribles que sufrimos llegaron a su fin. Es el día de nuestra independencia. Vjosa 11 años

Al final la libertad llegó a mi país. Después de muchas masacres. Así que en la hermoso Kosovo las flores florecen de nuevo, los niños se divertirán y rebosará felicidad, jugaran y cantarán. Rajmonda, 11 años

Dibujé niños y flores y un gran sol porque el sol está feliz porque la libertad está aquí. Benita, 9 años

Paz en el alma…
Durante este dibujo tuvo sentimientos especiales. Me imaginé en esa casa donde puedo relajarme y olvidar mis preocupaciones, pensaba: “podré jugar libre sin miedo???????” y la respuesta es finalmente Sí. Orjeta 13 años.

Dibujé la belleza de la próxima primavera, me sentí feliz porque los colores de la primavera relajan mi alma. Durhata, 10 años

Bibliografía
Agger, I. (1994). Theory and practice of psychosocial projects for victims of war in Croatia
and Bosnia-Herzegovina. Zagreb: European Community Task Force.
Algado, S.S., Gregori, J.M.R., & Egan, M. (1997). Spirituality in refugee camps. Canadian Journal of Occupational Therapy 64(2), 138-145.
Allen, & P.N. Pratt (eds.) Occupational therapy for children (3rd ed.) 504-523
Ainscough, K. (1998). The therapeutic value of activity in child psychiatry. British Journal of
Occupational Therapy 61(5). 223-226.
Bundy, A.C. (1993). Assessment of play and leisure: Delineation of the problem. American
Journal of Occupational Therapy 47, 217-222.
Canadian Association of Occupational Therapists (1997). Enabling Occupation: an
occupational therapy perspective. Ottawa, ON: CAOT.
Driver, C., & Beltran, R (1998). Impact of refugee trauma and children´s occupational role as
school students. Australian Occupational Therapy Journal 45, 23-38.
Egan, M., & DeLaat, D (1994). Considering spirituality in occupational therapy practice.
Canadian Journal of Occupational Therapy 61(2), 95-101.
Fraenkel, L., & Tallant B. (1987). Mostly Me: a treatment approach for emotionally disturbed
children. Canadian Journal of Occupational Therapy 54(2). 59-65.
Gibran, Khalil, (1985). El Profeta. Madrid, Spain:Edimat libros.
Gavrilovic, J., Lecic-Tosevski, D., Jovic, M. (1998). Actual symptomatology, defence
mechanisms and childhood traumatic experiences in war traumatized patients.
Psihijatrija Danas, 30(4), 509-521.
Hasselkus, B.R. & Rosa, S.A. (1997). Meaning and Occupation. In C. Christiansen, &
C.Baum (eds.) Enabling function and well being (2nd ed) 363-377.
Hubbard, J.J. (1998). Adaptive functioning and post-trauma symptoms in adolescent
survivors of massive childhood trauma. Dissertation Abstracts International:
The Sciences and Engineering. 58(11B), 6258.
Kielhofner, G., (1995). A Model of Human Occupation: Theory and application
(2nd ed.). Baltimore, MD: Williams & Wilkins.
Kronenberg, F.C.W., (1999), Street Children: Being and Becoming, Hogeschool Limburg,
the Heerlen, Netherlands
Levinas, “Le souci de l´aufre”.
Monestier, Martin. (1999). Los Niños Esclavos. Madrid, Spain: Alianza Editorial.
Morrison, C. D., Metzger, P. A., & Pratt, P.N. (1996). Play. In J. Case-Smith, A.S., Allen,
& P.N. Pratt (eds.) Occupational therapy for children (3rd ed) 504-523.
Reekmans, M., & Kielhofner, G. (1998). Defining occupational therapy services in child
psychology. An application of the Model of Human Occupation. Ergotherapie 5, 5-11.
Roberts, G.W. (1995). Trauma following major disaster: the role of the occupational therapist.
British Journal of Occupational Therapy 58(5) 204-208.
Townsend, Elizabeth. (1993). Occupational therapy´s social vision. Canadian Journal of
Occupational Therapy 60(4) 174-184
UNICEF (1993). Sueño con la Paz. De: FOLIO: 39.
Valent, P. (1995). Documented childhood trauma (Holocaust): Its sequelae and applications
to other traumas. Psychiatry, Psychology and Law 2(1) 81-89.
West, W. L. (1973). Professional Responsibility in times of change. In L. Llorens (ed.) Consultation in the community: Occupational therapy in child health. Rockville, MD: American Association of Occupational Therapy, Inc.
Wilcock, A. A. (1998). Reflections on doing, being & becoming. Canadian Journal of
Occupational Therapy 65(5) 248-256.