“INTRODUCCIÓN ApS”

Como docentes tenemos que preparar a los estudiantes para la sociedad del riesgo (Beck, 1998). Vivimos inmersos en una modernidad líquida (Bauman, 2005), marcada por declinar de la ciudadanía y una grave crisis económica, ecológica y social. El paro convive con una precariedad laboral, en un proceso de brasileñización del mercado laboral europeo (Beck, 2000). Un trabajo que pierde sus referentes éticos y provoca la corrosión del carácter (Sennett, 2006). La globalización económica no ha venido acompañada de una globalización de los derechos humanos (DH). Los ciudadanos afrontan estos riesgos desde la soledad, sin la protección de un Estado del Bienestar en proceso de desmantelamiento (Bourdieu, 1999).

Como bien dice Boff (2000) el sufrimiento más que la admiración hace pensar. En este contexto Said (2006) cuestiona el rol de los intelectuales que por interés callan, cometiendo un delito de silencio (Mayor, 2006). Ante este escenario la Universidad, en el marco del nuevo Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), debe erigirse como motor de la sociedad civil y abordar con valentía los retos globales de nuestra época. Debemos formar profesionales capaces de trabajar en equipos multidisciplinares, desde una comprensión de la compleja problemática actual, con las competencias para su mejora. El objetivo no se limita a comprender el mundo, sino a transformarlo (Marx, 1988).

EL APRENDIZAJE SERVICIO UNIVERSITARIO

El Aprendizaje Servicio Universitario (ApS) es una metodología que nos ayuda a crear una Universidad comprometida con la sociedad. Siguiendo el trabajo de Manzano (2010) podemos afirmar que el modelo de ApS integra la teoría con la práctica, la formación con el compromiso (Speck, 2001), la cognición con la emoción (Butin, 2006). El ApS es un método de enseñanza que orienta los logros académicos hacia la construcción de ciudadanía a través del servicio comunitario (Coles, 2005). Podríamos definir el ApS como un programa de servicio solidario protagonizado por los estudiantes, orientado a atender eficazmente necesidades de una comunidad, y planificado de forma integrada con los contenidos curriculares con el objetivo de optimizar los aprendizajes (Ramson, 2009). La mayor parte de la literatura muestra los efectos en los estudiantes (eficacia personal, identidad, desarrollo moral), sociales (reducción de estereotipos, comprensión intercultural, responsabilidad social, habilidades ciudadanas, compromiso), de aprendizaje (resultados académicos, aplicación de aprendizajes en el mundo real, pensamiento crítico, análisis de problemas, comprensión de la complejidad). Las investigaciones del primer autor han manifestado como afecta positivamente no sólo a la educación y al sentimiento de ciudadanía, sino al bienestar de los estudiantes (Simó Algado, 2010). Este aprendizaje con un alto contenido ético, en valores, tiene más sentido en el marco de una sociedad hedonista que reduce al bios politikos en un homo consumens, marcada por una ética laxa que conduce al ocaso del deber (Lipovetsky, 1994), basada en el culto al ego. Parece como si aquellos valores que hacen habitable el mundo poco a poco se van descomponiendo, bajo la acción del fermento del consumismo y del individualismo. En este contexto educar en una ciudadanía cosmopolita parece insensato. Pero, como indicó Kant (1991) hemos de educar pensando en la mejor situación posible en el futuro. No hay mejor manera de materializar un ideal que educar para conseguirlo. Tiempo para forjar el carácter de los estudiantes desde la ética, desde la moral. No se puede transformar el mundo desde la desmoralización, sino desde personas que pasan de espectadores a actores morales.

El proyecto de ApS Jardín Miquel Martí i Pol

fotografia_grup_01 copia

El proyecto Jardín Miquel Martí i Pol ha recibido los siguientes reconocimientos:

2010 Buena praxis de ApS por la Fundación Bofill.
2010 Example of good praxis in the fight against poverty, por el tribunal del proyecto Competences for Poverty Reduction, financiado por la UNión Europea.
2013 Good Practice por la UNESCO (GUNI).
2014 Bunena praxis de intervención comunitaria intercultural por el Ministerio de trabajo y la Unión Europea.

Proyecto de la UVic con el Ayuntamiento de VIc, con la colaboración de FCMPPO y de Cáritas. Con el apoyo de Fundació Obra Social La Caixa, Vicreu y Garden Tona.

CAMINO 2

VIDEO GENERAL DEL PROYECTO EXPLICACIÓN DEL PROYECTO

ENTREVISTA MIQUEL MARTI I POL – GRUPO 5

VIDEO PROCESO DE CREACIÓN DEL JARDÍN

VIDEO INAUGURACIÓN DEL JARDÍN

VIDEO ENTREGA DE DIPLOMAS

VIDEO ESTADO INCIAL DEL TERRENO

El proyecto, actualmente vigente, se inició en 2005 en la UVic. En el mismo estudiantes han trabajado con personas en situación de exclusión social en la creación y mantenimiento de un jardín situado en el campus y abierto a toda la ciudadanía. Las sesiones se desarrollan durante 3 horas una vez a la semana. Es una sinergia entre las instituciones políticas, empresariales y civiles1, manifestando la necesidad de desarrollar alianzas estratégicas. El proyecto tiene las siguientes dimensiones:

Construcción de comunidades inclusivas y sostenibles: Definidas como “aquel grupo humano que se reconoce interdependiente y en el que toda persona se siente y participa como ciudadano de pleno derecho, a pesar de cualquier problemática, y que se desarrolla en armonía con el medio natural asegurando las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras para satisfacer las propias” (Simó, 2012, Pág.13). El objetivo es la integración laboral así como desarrollar un trabajo de concienciación de la comunidad, para romper los prejuicios y el estigma. Por ello es básica la política de comunicación, por lo que se han desarrollado conferencias, exposiciones y el uso de las TIC (blog2, grupo facebook3, etc.).

Salud: Implica un completo estado de bienestar físico, psíquico y social (WHO, 1946). La jardinería se realiza al aire libre, en contacto con la tierra, lo que favorece la capacidad de introspección y un sentimiento de relajación. Es un espacio social, e implica la realización de ejercicio físico. Es una experiencia estética que roza el arte.

Educativa:Estudiantes de terapia ocupacional (TO) han participado4, junto a estudiantes de educación, arte y de ciencias de la comunicación, colaborando en la política de comunicación, desarrollando un aprendizaje basado en problemas (ENOTHE, 2004).

Ecológica:Es trascendental dar una educación ecológica. Según Boff (2000) la ecología es la relación del todo con el todo, así el principal problema ecológico es la pobreza. La educación debe ayudar a entender la interconexión de todos los seres de la biosfera. El proyecto actual se amplía con la reforestación de espacios naturales.

martallopart_jmmp_carta_1

INVESTIGACIÓN

Sobre el proyecto se ha desarrollado una investigación (Simó, 2011) basada en un paradigma crítico hermenéutico. Las realidades que nos causan indignación deben llevarnos a cuestionar críticamente la naturaleza y condición moral de nuestra sociedad, y a emprender una búsqueda de alternativas, teóricamente fundamentadas (Marcuse, 1968). La idea de la hermenéutica es que en todo obrar humano hay una posibilidad de comunicación y comprensión (Escalante, 2002). El ser humano es una unidad narrativa (Ricoeur, 1999). Para esta comprensión es vital la capacidad de escuchar a colectivos muchas veces silenciados, como las personas en situación de exclusión social o los propios estudiantes, para desarrollar una sociología de las emergencias
(Sousa, 2005).

Se ha desarrollado una Investigación Acción (IA), cuya finalidad es generar un conocimiento transformador. Así se combinan los ciclos de acción con los de reflexión, que Mounier (2002) comparaba con los movimientos de sístole y diástole del corazón humano. La IA es un proceso por el cual se examinan sistemáticamente cuestiones desde las experiencias vividas por los miembros de la comunidad. Esta filosofía es cercana a Dewey (1969) quien afirmaba la necesidad de que el profesor tenga una comprensión del mundo para transformarlo.

La metodología desarrollada han sido las entrevistas en profundidad y la realización de diarios compartidos por parejas formadas por un estudiante y un usuario del proyecto. A continuación aparecen los temas surgidos y una pequeña muestra de las narrativas de los estudiantes. El resto de narrativas, así como las historias de vida realizadas con los usuarios, pueden consultarse on line.

martallopart_jmmp_carta_1

El jardín como espacio de encuentro con el Otro

“Participar en el proyecto ha sido de las mejores cosas que me han pasado. Me ha dado la oportunidad de conocer a unas personas magníficas que día tras día me enseñan ultitud de cosas” (Iván).

Este encuentro permite trascender los prejuicios: “Los jardineros ni son incapaces ni responden a los prejuicios que tiene la sociedad” (María);

“En el jardín no hay diagnósticos” (Oscar).

Se genera un sentimiento de pertenencia l grupo: “Cuando trabajo en el jardín siento que soy parte de un grupo, un espacio ue ha sido producto de mucho esfuerzo. Detrás del mismo hay una cadena de ersonas que han visto más allá de la tierra vacía y estéril. Han tenido un sueño y lo an llevado a cabo. Me siento orgullosa de formar parte de esta cadena que da continuidad l proyecto” (Laia).

jardi_01

Aprendizaje

“Me considero afortunado de haber podido ser partícipe de un aprendizaje en un proyecto de una extremada belleza” (Christian); “Me ha dado la oportunidad de conocer a verdadera esencia de la TO” (Iván).

Los estudiantes se sienten empoderados: “Me dio la oportunidad de creer en mi propio potencial y en el de la unión de un grupo de personas. Aprender a comunicarme, creer que soy capaz de hacer algo hermoso. Me convenció de que es posible cambiar, yo mismo y la sociedad” (Oscar);

“Me ha ayudado comprender la realidad social actual, conceptos como ciudadanía, participación, Etigma, comunidad, educación…” (Oscar).

Este contacto conciencia de la exclusión social: “La exclusión social es uno de los peores castigos que se le puede dar a una persona, somos interdependientes, construimos nuestra identidad a través de los otros. Es un atentado contra el espíritu humano” (Christian).

oscar

Escuela de ciudadanía

“Como ciudadana me siento más comprometida y tengo más ganas de participar activamente para intentar mejorar el futuro de nuestra sociedad. Los ciudadanos unidos podemos llevar a cabo grandes proyectos para mejorar la comunidad” (Laia);

“Me ha servido para tener presente que tengo unos derechos como ciudadano y unos deberes” (Oscar);

“No existe una relación paternalista donde prevalece la enfermedad, existe una relación entre personas libres con capacidad de transformar el mundo” (Laia);

“Ciudadanía implica participación, capacidad de acción, y transformación. Marx hablaba sobre el zoon politikon, un hombre político capaz de actuar en el mundo material y real” (Christian).

Ciudadanía consciente de la problemática ecológica: “Me convirtió en un jardinero, ahora cuido la Tierra, planto semillas y saboreo los frutos que me regala el milagro de la vida” (Oscar).

Bienestar de los estudiantes

Se promueve un bienestar físico: “Soy una persona muy activa, me ayuda a sentirme viva y sentir que estoy aprovechando el día” (María). Un bienestar mental: “Trabajar en el jardín me aporta tranquilidad, un espacio de reflexión y conexión con la naturaleza.

Agradezco mucho el silencio, el olor de la tierra, el perfume de las flores, el sonido del agua, la belleza del jardín, porque me aíslo ante los problemas” (Laia).

“Podías desarrollar un trabajo de conocimiento personal donde mi yo interior floreció bello y sano” (Oscar). Un bienestar social: “Estás a gusto con las personas y sientes el respeto que hay en todo momento” (María). Un espacio que ayuda a superar situaciones difíciles: “El año pasado fue un año difícil por una situación personal y familiar y el hecho de tener cosas que hacer durante el día hacía que me olvidara por momentos” (María). Y facilita dejar el consumo de drogas: “Mi adicción al hachís se convirtió en una lucha a la cual me enfrenté gracias al jardín. Me hizo darme cuenta de como estando ocupado en un lugar agradable, podía ser capaz de conseguir que mi mente se sintiera tranquila y feliz. Me hizo sentir valiente para enfrentarme a mí mismo” (Oscar).

En el diario compartido por Christian y Plácido podemos leer este fragmento que
captura el potencial del ApS: “A lo largo de este año hemos estado creciendo juntos, en la cotidianidad de cada día. Con cuidado y delicadeza hemos construido una experiencia conjunta y sincera. La naturaleza hace ceder muros, hacia un espacio silencioso, un lugar donde hay cabida para cada uno de nosotros. Cada paso dentro de esta relación puede ofrecer comprensión y conciencia sobre elementos que quizá de otro modo pasarían inadvertidos. Estar en un espacio durante un tiempo hace que nuestras experiencias, emociones, sentimientos y pensamientos queden escondidos en varios rincones del lugar. Poder ir haciendo un registro ha sido una hermosa experiencia, ya que ha puesto de relieve la necesidad de interactuar y de compartir”.

christian

REFLEXIONES
¿Cómo desarrollar proyectos de ApS en el marco del nuevo EEES? En el proyecto han participado desde 2005 más de 50 estudiantes. Esta metodología se puede integrar en el marco de diferentes asignaturas o en el contexto de los 6 créditos optativos RAC (Reconocimiento de actividades culturales y de cooperación). Supone una nueva praxis educativa que garantiza la adquisición de competencias, generando nuevos espacios docentes. Además responde a las amenazas manifestadas por la institución universitaria: el platonismo, al ser una praxis inmersa en el mundo real; el etnocentrismo disciplinario, al poder ser lugar de encuentro de diferentes saberes; y la comercialización, al prestar un servicio a los sectores más vulnerables.

Cuando a través de esta estrategia los estudiantes aprenden valores no sólo se están formando para una ciudadanía comprometida. Los valores son el mapa que nos ayudan a guiar en nuestra vida y a dar un sentido a nuestra existencia. Esta experiencia de sentido es el antídoto a graves problemas sociales como la depresión, la agresión y la adicción (Frankl, 1964). Nuestros estudiantes no escapan a estas problemáticas, en especial la adicción a las drogas. El proyecto ha mostrado su impacto positivo en la salud de los estudiantes.

¿Cómo integrar la investigación con los proyectos para desarrollar una praxis basada en la evidencia? Dentro de un paradigma hermenéutico y crítico, hemos desarrollado una IA que está relacionada con los principios de participación y democracia.

¿Cómo podemos crear comunidades más saludables e inclusivas? La Universidad debe recuperar su compromiso con la sociedad, en especial con los sectores más vulnerables.

El proyecto muestra nuestra capacidad de crear comunidades inclusivas y sostenibles. Por eso es necesaria una alianza estratégica, entre la sociedad civil, el sector público y empresarial. Ante una realidad compleja se impone una comprensión e intervención complejas (Morin, 2002), que supere el etnocentrismo disciplinar. Una intervención basada en el empoderamiento de los estudiantes, reconociendo su potencial y sus capacidades, para que puedan controlar su propia vida (Sen, 2000). En un momento de crisis como el actual no nos podemos permitir como sociedad el inmenso capital humano e intelectual que hay inactivo en la Universidad.

El proyecto es una metáfora de lo que podemos hacer a nivel de la sociedad. El sustituir una sociedad competitiva, atomista, basada en el darwinismo social y la exclusión de grandes sectores de la población, por una comunidad inclusiva, basada en el reconocimiento mutuo como seres interdependientes. En una época gris como la nuestra, donde la crisis actual parece que nos atenaza el alma, debemos recordar que la actividad humana es nuestra capacidad de poder empezar que los griegos llamaban archein.

Somos seres capaces de palabra, que denuncie las injusticias presentes, y de acción, para crear nuevas utopías, desde una fenomenología del hombre capaz (Ricoeur, 2005). De la misma manera que en Italia de los siglos XV y XVI, estamos llamados a protagonizar un nuevo Renacimiento. Es tiempo de reforestar el mundo de los valores que lo hacen habitable. Como docentes no tenemos tiempo que perder.

Debemos recuperar la sana capacidad de indignación ante la injusticia: nos rebelamos, por lo tanto existimos (Camus, 2002). Un sentimiento de rebeldía que ponga en marcha el viento del pensamiento y el milagro de la acción humana (Arendt, 1997). Porque como afirmaba el poeta Martí Pol (1999) “todo está por hacer, pero todo es posible”.

El Proyecto Ecosportech

En febrero de 2013 el proyecto ha sido reconocido como Good practice por la UNESCO a través de la Global University Network for Innovation

vert2

Galeria fotográfica
JARDÍN DE LAS ARTES

galeria_95

JARDÍN DEL CLAUSTRO

IMG_0094

JARDÍN FILOSÓFICO

110_3177

JARDÍN DE LAS IDENTIDADES

galeria_22

Poster presentado el Global University Network for Innovation

La Universidad debe erigirse como motor de la sociedad civil y abordar con decisión los desafíos sociales contemporáneos, como es la situación de paro en España. La metodología del Aprendizaje Servicio Universitario permite integrar un aprendizaje basado en la realidad con el servicio a la comunidad concretizando la responsabilidad social de la Universidad. El artículo presenta el proyecto interfacultativo EcoSPORTech desarrollado en la Universidad de Vic cuya finalidad ha sido la creación de empleo juvenil desde la emprendeduría social.

Esta situación, ¿nos debe interpelar como Academia? Como dice Boff (2000) el sufrimiento más que la admiración hace pensar. No en vano, Said (2006) cuestiona el rol de los intelectuales que por interés callan ante estas realidades, cometiendo un delito de silencio. Vivimos inmersos en una modernidad líquida (Bauman, 2005), marcada por el declinar de la ciudadanía (Castells, 2005) y una grave crisis económica, ecológica y social, donde grandes sectores de la población quedan excluidos del supuesto progreso. El paro convive con una precariedad laboral, en un proceso de brasileñización del mercado laboral europeo (Beck, 2000). Un trabajo que pierde sus referentes éticos y provoca la corrosión del carácter (Sennett, 2006). Los ciudadanos afrontan estos riesgos desde la soledad, desde un atomismo social, y sin la protección de un Estado del Bienestar en proceso de desmantelamiento (Bourdieu, 1999).

Ante este escenario la Universidad debe erigirse como motor de la sociedad civil y abordar con valentía los retos globales de nuestra época como el desempleo juvenil. Debe formar profesionales capaces de trabajar en equipos multidisciplinares, desde una comprensión de la compleja problemática actual. El objetivo no se limita a comprender el mundo, sino a transformarlo (Marx, 1988).

Fruto de esta reflexión, en 2012 nació un proyecto de ApS Universitario interfacultativo desde la Facultad de Empresa y Comunicación (FEC), la Facultad de Ciencias de la Salud (FCSB) y la Facultad de Educación (FE) de la Universidad de Vic (UVic), con el fin de crear una empresa social con jóvenes. La idea central del proyecto era abordar la situación de paro juvenil en España (56,5%, en julio de 2013) desde una transferencia de conocimientos a partir de los distintos grupos de investigación de dichas facultades para poder crear un empresa dedicada a la realización de actividades de deporte y ocio en el medio natural, integrando las nuevas tecnología, de ahí su nombre EcoSPORTech. Este proyecto también busca la promoción económica de la ciudad, Vic, vía la potenciación del turismo; la participación social intergeneracional; el mejorar la salud de la ciudadanía creando espacios de deporte en el medio natural; así como la conexión de la ciudad con el bosque de ribera.

La fase inicial del proyecto implicó una sucesión de reuniones de coordinación, en el seno de la propia Universidad, y con el resto de instituciones participantes. Los participantes fueron derivados por el Área de Servicios Sociales del Ayuntamiento. Todos ellos han sido de origen inmigrante, no porque fuera un criterio de inclusión sino porque presentaban una mayor fragilidad social. Cinco de los jóvenes son de nacionalidad marroquí, uno mejicano y otro es senegalés. Han participado 6 chicos y una chica.

La formación teórica

Una educación de calidad es clave en el proceso de inserción laboral de los jóvenes, más cuando en su mayoría presentaban graves carencias educativas. Durante un mes, los jóvenes han recibido una formación en la Unidad de Emprendedoría Social de la UVic. En la formación han participado profesores de las Facultades de Empresa y Comunicación, de Salud y de Educación. La formación se ha basado en temas relacionados con: nuevas tecnologías, medios de comunicación, emprendedoría social y creación de empresas sociales, la importancia de la ocupación para la salud, cómo evitar lesiones deportivas, nutrición y deporte, cómo crear circuitos deportivos en el medio natural, praxis en el medio natural sostenibles. Es de destacar que se ha producido una transferencia de conocimiento de diversos grupos de investigación a la formación de los jóvenes.

Se han desarrollado prácticas de comunicación en los platós de televisión del Servicio de Audiovisuales de la UVic. Además se han realizado sesiones prácticas en el medio natural, que han consistido en la creación de circuitos deportivos y de salud, pruebas de orientación y de geocaching.

El trabajo de campo

El trabajo de campo ha durado dos meses con la participación de estudiantes de terapia ocupacional y fisioterapia. Durante el mismo los jóvenes han percibido una beca de aprendizaje. Las labores han sido dirigidas por paisajistas y expertos en desarrollar actividades deportivas en el medio natural. En primer lugar se creó una conexión con el anillo verde de la ciudad de Vic, para conectar los jardines de la ciudad con el bosque de ribera. Para tal fin, se construyó un camino y se plantaron 60 tilos en el mismo. Esto ha permitido crear un circuito (de los 10.000 pasos) que va desde el Puente del Queralt, localizado en el centro de la población, al Puente del Bruguer, en el bosque de ribera. Su finalidad es fomentar el deporte y el wellness de la ciudadanía.

La siguiente intervención fue la creación del Jardín del Claustro. Se trata de un espacio de gran valor histórico y artístico, en la Catedral de Vic, en un claustro que data de los siglos XII y XIV con una parte románica y otra gótica. En este se encuentra la tumba del famoso filósofo Jaime Balmes. La intervención ha recuperado los parterres tradicionales del mismo. Se ha basado en la eliminación de malas hierbas, instalación de geo-textil en los parterres, la poda de los árboles y arbustos existentes, la plantación de un olivo, cipreses, abelias, romero, lavanda, hortensias y de planta de temporada. Es de destacar la recuperación de antiguas rejas de la catedral, que se han integrado en el diseño del jardín y que sirven de base a rosales trepadores.

Posteriormente, se creó el Jardín de las Artes, localizado frente al Centro de Artes Escénicas de la ciudad (L’Atlàntida). Este edificio es el icono del Vic moderno. Por ello se optó por una intervención sutil, que no robara protagonismo al edificio. Se plantaron cercis, lavandas, romero, rosales, así como un ginkgo biloba. En la plantación participaron más de cien niños de P3 de la escuela El Escorial, ya que una de las claves del proyecto es la participación de toda la ciudadanía.

Precisamente buscando el protagonismo de los jóvenes se ha creado el Jardín de las Identidades, basado en grafitis. Veinticinco grafiteros de la ciudad han participado en su creación. Este espacio será la base para una zona de escalada. Es de gran importancia promover la participación ciudadana de este colectivo, ante la apatía que muestra, así como crear espacios públicos que los jóvenes sientan como propios. El grafiti posee una gran importancia simbólica, ya que denota el deseo de los artistas de expresar su identidad y dejar su impronta en el mundo. Como bien decía Arendt (1997) el ser humano se inserta en el mundo a través de su palabra y de su acción. Por ello es fundamental facilitar esta inserción en el mundo de los jóvenes, que actualmente se encuentran con una sociedad cerrada.

La primera fase se ha cerrado con la creación del Jardín Filosófico, que combina el paisajismo con el arte. Se trata de la creación de un jardín de luz en el marco del Parque Balmes, dedicado al filósofo. La intervención ha consistido en la creación de la obra El corazón del Cielo, el corazón de la Tierra. Se trata de un jardín de luz formado por 12 columnas. Seis son de color azul, simbolizan el cielo, el mundo de la ideas. Seis son de color verde, y simbolizan la Tierra. Cielo y Tierra que dialogan en el jardín. Las columnas además muestran citas de Balmes.

La Universidad como motor de la sociedad civil, tejiendo alianzas para construir un nuevo futuro

El proyecto ha implicado la creación de alianzas, en primer lugar en el seno de la propia universidad, superando el etnocentrismo disciplinario. Así se estableció una colaboración entre la FEC, la FCSB y la FE de la UVic, tanto a nivel de docentes e investigadores, como de estudiantes. En segundo lugar gracias a la creación de una alianza estratégica entre la sociedad civil, el sector público y el sector empresarial. Del sector público destaca la participación del Ayuntamiento de Vic. La selección de los jóvenes participantes ha sido realizada a través de los Servicios Sociales. Asimismo no podemos obviar su participación en la financiación del mismo, con una aportación cercana a los 10.000 euros en su fase inicial.

Del sector empresarial, destaca la participación de la Obra Social de la Caixa, ya que el proyecto se inició gracias a la subvención de 23.200 euros, conseguida a través de la convocatoria competitiva de Proyectos de Inserción laboral de la citada entidad. Completa la aportación del sector empresarial la participación de la empresa Vicreu, con una donación en materiales de jardinería cercana a los 3.000 euros.

La Universitat de Vic ha sido la institución clave de la sociedad civil, como coordinadora del proyecto. Debemos mencionar la participación de la Asociación Tapís, que trabaja con jóvenes en situación de exclusión social; así como de la Fundació Centre Mèdic Psicopedagògic d’Osona (FCMPPO), institución especializada en salud mental. Es de destacar que el proyecto ha priorizado la inversión en empresas del territorio, en especial entidades de economía social. Así el trabajo de recuperación de metal lo ha hecho precisamente Tapís, y el trabajo de madera se ha encargado a la empresa Areté, que depende de la FCMPPO.

Reflexiones

Como nos enseñó Bohm (2001), el problema es que somos repetitivos cuando debemos ser creativos. En el contexto de crisis actual no nos podemos permitir desaprovechar el ingente capital social e intelectual que reside en las universidades.

La alianza entre la sociedad civil, de la que la universidad debe ser un motor destacado, junto al sector empresarial y al sector público, se manifiesta como una gran oportunidad para abordar la grave crisis social y económica que enfrentamos. La universidad puede y debe abandonar su torre de marfil para generar un conocimiento transformador desde la propia realidad, dando un servicio a la sociedad, en especial a los colectivos más frágiles.
La estrategia de ApS Universitario puede ser un gran recurso para tal fin, donde los estudiantes integran conocimientos al tiempo que dan un servicio a la sociedad desde una mirada multidisciplinar. En este sentido, el trabajo multidisciplinar se ha visto reflejado con la participación de estudiantes de diversas facultades en el proyecto, unos trabajando como terapeutas y los otros como comunicadores de una realidad que, seguramente, hubiera pasado desapercibida por los medios de comunicación tradicionales. Aquí, tanto el uso de medios propios de la UVic, vinculados con el entorno 2.0, así como la sinergia establecida entre la FEC y la empresa El 9 Nou –socio tecnológico para la revista digital de la facultad– han sido claves para dar salida a las informaciones semanales generadas por EcoSPORTech.

Es básico el crear empresas cuya principal misión sea maximizar el beneficio social. Por ello, la emprendeduría social se erige como una estrategia clave ante los desafíos sociales y ecológicos que confrontamos. El proyecto tiene el valor fundamental de crear espacios donde los jóvenes pueden desarrollar sus potencialidades y conectar con la sociedad. Si bien el grupo de jóvenes ha mostrado ciertas carencias propias de la falta de una buena formación previa, han mostrado una gran capacidad y sus ganas de participar en la comunidad. Sin duda la sesión más especial para ellos fue la sesión donde crearon el Jardín de las Artes conjuntamente con los niños del Colegio Escorial. Han manifestado sus ganas de insertarse en el mundo laboral así como las capacidades que tienen para hacerlo, tan sólo les faltan oportunidades.

IMG_0094

Este impacto también es positivo para nuestros universitarios, que no escapan a la preocupación por la situación actual del país, al sentimiento de desesperanza y nihilismo que se ha instalado en la sociedad, donde parece que emigrar va a ser la única opción viable para la mayoría si quieren un trabajo digno. El proyecto les permite realizar una acción inteligente (Dewey, 1969), el comprender una realidad compleja, desde una mirada multidisciplinar; para luego desarrollar acciones transformadoras, en la creación de una comunidad inclusiva y sostenible. Es un espacio para la reflexión sobre principios como la justicia social, los derechos humanos o la ciudadanía. Es fundamental el aprendizaje sobre su propia capacidad de mejorar la situación actual. Hay que alimentar la esperanza. Por ello, es vital desarrollar proyectos de inserción laboral para jóvenes, para que puedan desarrollar un proyecto de vida significativo y participar como lo que son, ciudadanos de pleno derecho.

PROYECTO CON COLEGIO ESCORIAL – UVIC – AJUNTAMENT DE VIC

1

FOTOGALERÍA del proyecto con el Colegio Escorial – UVic – AJUNTAMENT DE VIC

Relacionado con el proyecto Eco-Sportech se ha desarrollado un proyecto de ApS con el colegio ESCORIAL de Vic, en colaboración con la UVic y el Ajuntament de Vic. En el mismo la participación de los escolares se ha centrado en dos niveles:

galeria_95

– Los niños de P3 y de P4: Durante dos años han desarrollado actividades en relación al medio ambiente y la sostenibilidad. Han participado en la plantación de temporada en el jardín de las Artes, es un jardín abierto para toda la comunidad frente al Centro de Artes Escénicas La Atlántida de Vic. También participaron el la creación del Olivo de la Tierra, donde escribieron menajes y deseos de sostenibilidad. Es de destacar que los colocaron en el olivo con sus propios padres. En total han participado más de 200 escolares.

– Escolares de 5 y 6º: Su intervención se ha organizado a través de tres ejes:

Naturaleza
110_4154

Los estudiantes han realizado tareas de concienciación ecológica con la comunidad. Están haciendo el seguimiento del estado biológico del rio a su paso por la ciudad. A partir de su trabajo de campo han creado un plano informativo, además han creado una web con dicha información. También está disponible en inglés. Unos 120 estudiantes han participado en el proyecto a partir de las asignaturas de medio natural.

Arte
110_4177

Los estudiantes han trabajado durante todo el año el concepto de Land Art en el marco de las asignaturas de plástica. Su trabajo ha finalizado con la realización de diversas performance y obras de Land Art en la ciudad, con el fin de concienciar a la comunidad sobre el valor de la ecología.Unos 120 estudiantes han participado en el proyecto.

110_4202-2

Deporte

110_4212

Los estudiantes han trabajado por grupos con el fin de diseñar espacios de ejercicio físico para la comunidad integrados en el medio natural. Unos 120 estudiantes han participado en el proyecto.